sábado, 14 de diciembre de 2013

Peces, lechosa, huevos y miel

Estoy de vacaciones de Navidad. Ayer, para celebrar el fin de curso, fuí con dos compañeras de trabajo al spa de los peces roedores. No había ido en mucho tiempo, y está mejor que nunca.

Remodelaron las baños, la piscina de los peces y el comedor. Antes era limpio y bonito, pero ahora todo está de lujo. El precio ha aumentado de 68RMB a 89RMB, que no es mucho considerando que la entrada dura por 24 horas, incluye tres comidas y el uso de todos los espacios. Las bebidas y los masajes son aparte, pero valen la pena.

Nosotras nos brindamos un masaje. La última vez me dieron uno que llaman, "de leche y miel." Yo pensé que iba a ser con una crema humectante llamada "de leche y miel," pero no. Salí de ahí con olor a galleta porque en lugar de humectante, me echaron un litro de leche y un tarro de miel, y con eso me dieron un masaje riquísimo.

Esta vez, yo quería el mismo y se lo había recomendado a mis amigas, pero las masajistas no me entendían. La negociación terminó con la oferta de un masaje con "mu gua," que yo entendí era de fruta tropical.

Nos enviaron a ducharnos y cuando regresamos, habían cubierto las camas del masaje con unas sábanas de plástico y sobre el plástico habían roto cuatro huevos que estaban mezclando con lechosa (papaya) triturada y miel. Con eso nos masajearon por 40 minutos y al terminar, nos envolvieron en el plástico y nos mandaron para el baño de vapor. Una maravilla.

Después del super masaje tropical, los pececitos roedores casi fueron anticlimáticos. Como cuando iba hace 5 años no dejaban tomar fotos, no me llevé el teléfono así que la foto que acompaña la tuve que buscar en flickr. Ayer tuvimos 28 mil más peces que los que se ven aquí, pero me gusta el efecto de contraluz.


dr fish 2


Como si el súper masaje y los pececitos no fueran suficientes, la cena fue riquísima. Yo sufro de indigestión y le tengo alergía a muchos alimentos, así que estaba resignada a comer arroz blanco nada más. Redecoraron el comedor para que parezca un mercado, con tarantines para los diferentes tipos de alimentos. El tarantín de la entrada fue el mejor en mi opinión. 

Tenía una variada selección de repollos, coles y demás hojas verdes para uno escoger. También había diferentes tipos de hongos y queso de soya. Uno escoge lo que uno quiere y se los da a la encargada que los cocina en agua hirviente y los devuelve a los 2 minutos. Entonces se le agregan salsas y condimentos de un bar muy variado, y a comer. Yo comí col rizada, repollo chino, hojas de crisantemo y diente de león, hongos que llaman aquí "de oro" y tiritas de queso de soya. A eso le puse una salsa de ajonjolí y un poquito de aceite picante, ajo y cilantro. Súper saludable y exquisito. Tengo que regresar para tomar fotos y poder pedir algo así en todos los restaurantes chinos donde vaya. 

Nos vamos de China, asi que tengo que aprovechar a regresar al spa. Fue la despedida perfecta a un largo trimestre escolar. Seguramente que lograré encontrar muchas otras ocasiones de aquí a junio para volver. Mi único pesar es que perdí la oportunidad de ir cuando visitaron mi mamá y mi amiga Lidia

Ya sé para cuando me llegue la próxima visita. Aprovechen a venir. Tienen hasta junio, pero si vienen después de marzo tienen que traer saco de dormir porque el flete tiene que salir en marzo, y nos quedaremos sin camas. 

4 comentarios:

  1. Yo tengo mucha curiosidad de sentir como le roen a uno los pececitos roedores, en cuanto tenga oportunidad lo hago.
    Todo suena genial, seguro que lo dejan a uno como nuevo, aunque en mi caso sea harto difícil...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Nos vamos en junio porque en agosto empeZamos en Cairo. Estamos emocionados ahorita pero pronto empezara la tristeza porque después de 13 años será mucho lo que vamos a echar de menos.

      Eliminar
  3. Genin: los pececitos son chévere a pero si alguna vez visitas a tu hija, atrévete y visita los baños públicos. Es toda una ceremonia cultural.

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.