martes, 10 de marzo de 2015

Sorpresita postal

Ayer recibí una postal desde París enviada por Julie. ¡Gracias! Me encanta París y quiero visitar pronto para llevar a mis hijos. Tengo muchos recuerdos lindos de la ciudad, de mis visitas con el Orfeón de la USB y muchos años después con mi marido, así que tendremos muchos rincones que visitar. 

Gracias, Julie, por la linda postal y sobre todo por la intención. Hoy sale la postal tuya. Normalmente se tardan dos semanas pero veremos. Déjame un comentario cuando te llegue. 

viernes, 6 de marzo de 2015

Rompecabezas

Mi papa es muy aficionado a los rompecabezas. Cada Navidad empieza uno nuevo. Una vez fue uno de 30 mil piezas. Se tardó tres meses y lo enmarcó al final. No recuerdo cual era la imagen, pero las cifras - 30 mil piezas, 3 meses - son inolvidables. 

A mí también me gustan pero tenía tiempo que no armaba uno. En la biblioteca de la secundaria siempre tienen uno para que cualquiera que pase calce unas piezas y mi hija se envició por un tiempo. Recientemente abandonaron uno de esos por ser muy difícil y me lo traje a casa. 


Me tardé dos semanas y lo disfrute mucho por lo que ahora comencé con uno que le había dado de regalo de Navidad a Andreína pensando continuar la tradición. Ella lo miró, le gustaron el par de lobos de la imagen pero no se ha apurado en abrirlo, así que lo emprendo en solitario. 


Este sí se ve peludo (no porque se trata de unos lobos sino porque en venezolano peludo significa difícil.) Nada mas el marco me tardo la mañana entera. Aquí voy a pasar otras dos semanas en comunión virtual con mi papa. No me quejo. ¡A tu salud, papi!

lunes, 19 de enero de 2015

Esquiamos de verdad


Los que tienen tiempo leyéndome saben que los Fitzgerald Crespo somos fanáticos del esquí. Yo aprendí a esquiar en Italia, durante mi luna de miel, pero no fue hasta que pasaron 11 años que aprendí a disfrutarlo. Eso lo aprendí en China, en el resort Wanlong, 7 horas al norte de Beijing.

Esquiar en China es buenísimo, por lo menos en Wan Long. No neva mucho sino hasta marzo, por lo que el resort cubre las pistas con nieve artificial. El que no esquía, no sabe que la nieve artificial es un regalo. La nieve natural es poco uniforme. Cae a diferentes temperaturas y cubre superficies irregularmente. La nieve artificial es uniforme y en Wanlong, las temperatures son siempre constantemente bajas. No hay deshielo y re-congelamiento como en otras partes.  Wanlong tiene un ejército de maquinas niveladoras que suben por las pistas toda la noche para que en la mañana estén listas para esquiar de nuevo. Como para completar el paraíso, no hay mucha gente y las pistas nunca terminan todas marcadas por los pasos de miles de esquiadores.

En la vida real, la nieve casi nunca queda perfectamente nivelada ni tampoco hay la visibilidad perfecta de Wanlong. Hay una gran diferencia entre las condiciones de la mañana a la tarde, y hay que compartir las pistas con mucha gente. Así nos tocó en Austria éstas vacaciones y a veces nos hizo falta nuestro resort privado -- pero sólo a veces. Aunque sí tuvimos que compartir con un gentío, la temperatura nunca bajó de -10 grados, los vientos nunca fueron huracanados y los paisajes fueron sin igual. Para allá volvemos.


Las fotos del teléfono y sin editar, pero igual el paisaje muy lindo.


miércoles, 7 de enero de 2015

Viena empieza con p

Mi papá dice que las ciudades más bellas de Europa todas empiezan con la letra p: París, Praga y San Petersburgo. Si a San Petersburgo le perdona la s inicial, a Viena fácilmente la rebautizaria Piena porque es una ciudad espectacularmente hermosa. 

Pasamos cinco días embelesados en la ciudad. Nos quedamos en casa de un amigo que tiene la gran fortuna de trabajar allá y su apartamento queda dentro del casco histórico así que hasta la panadería de la esquina esta en un edificio magnifico. 


La catedral Votiva al final de la calle. Por aquí pasamos todos los días cuando salíamos a pasear. 


Este castillo de fantasía es la alcaldía, el Rathaus. De noche se pinta de luces y es hasta mas hermoso. 


Estatuas alegóricas por todas partes. Aquí Palas Atenea frente al Palacio de Justicia. 


En frente del museo de historia natural tenían un mercado de Navidad, lleno de tarantines vendiendo manualidades y artesanías bellísimas. Mejor ir de noche a pesar del frío, por lo bonito que se ven las luces y por la excusa de tomar gluwein, vino caliente aromatizado con naranjas y especias. 


La fachada del museo de historia natural. Mi pieza favorita fue la Venus de Dusseldorf. Me hubiese gustado también visitar el museo de arte que queda enfrente, pero mis hijos y mi marido se rebelaron. 


Llegando al apartamento por la otra esquina, otra belleza. 

Quedamos encantados. Para acá volvemos. 

viernes, 12 de diciembre de 2014

Turisteando

El fin de semana pasado salí a pasear de turista. Tuvimos un autor de libros infantiles en el colegio la semana anterior y a mí me tocó entretenerlo el último día de su visita. Contratamos a un guía y un chofer y salimos a pasear.

Fue una mañana faraónica y cópta. La fase faraónica fue visitando las pirámides. Comenzamos con la pirámide de Saqqara, que fue el primer intento de fabricar una estructura piramidal. Es escalonada como las pirámides centroamericanas. Según el guía, Saqqara fue la primera pirámide y mas bien un experimento.

El camello es para los turistas, por supuesto, pero sale bien en las fotos. ¿Ven los andamios? También los hay del lado derecho. No sé que pretenden hacer con ellos. No es que van a poder restaurar los ladrillos milenarios. Se están disolviendo con la contaminación. 

Después de Saqqara fuimos a la pirámide de Teti, un funcionario faraónico que vivió hace 4000 años. Ese montón de tierra es su pirámide. Descendimos a su tumba, y redescubrí mi claustrofobia. Lo mejor de ver la tumba fué poder subir a la superficie. 



En la tumba de Tetti hay muchos hieroglifos hermosos y en excelente condición. 




 Para completar nuestro tour faraónico, visitamos la Gran Pirámide y a la Esfinge por supuesto, pero no eramos los únicos.




Vimos muchos muchos turistas, y la mayoría de ellos eran egipcios. El turismo internacional ha bajado muchísimo y las proyecciones no son muy alentadoras. Mientras tanto, los egipcios disfrutan de su país y sus bellezas. 

La segunda fase de la mañana fue a visitar al Cairo cristiano, pero eso es cuento para otro día. 

Más fotos de la mañana en mi cuenta flickr.