sábado, 1 de marzo de 2008

Me comieron los pececitos

Anoche fuí a que los pececitos me mordisqueran la piel. También fui a rodar por el lodo y frotarme con sal caliente. Hubiese pedido un masaje con loofah y me hubiese rehidratado en la sala de vapor, pero preferí comer banquete de manjares chinos en el tiempo que me quedaba antes de volver a convertirme en mamá. 

Unas amigas chinas me enseñaron las delicias de los centros de baño chino. Ya yo sabía que en China se estilan muchos los baños públicos pues hasta muy poco, las casas y los apartamentos no tenían baño. Pocetas sí, pero no baño, asi que la gente se bañaba en los baños públicos una vez a la semana. Hoy en día, sigue la costumbre aunque ya las viviendas incluyen baños y los balnearios (centros de baño como los llaman en chino) se esfuerzan por inventar tratamientos cada vez mas decadentes. 

En el centro de baño donde fui anoche, por apenas 68RMB (US$9) tienes derecho a usar por 24 horas la piscina de pececitos, la de lodo volcánico, la de sal, los saunas tamaño familiar, las duchas por supuesto, la sala de vapor, y un exquisito buffet. También hay piscina familiar y un parque estilo McDonald´s.  Por un costo adicional ofrecen masajes, faciales, peluquería y barbería, y habitaciones privadas de meditación. Me cuentan mis amigas que muchas familias vienen a pasar el día entero en el centro - y ya estoy planificando la primera Fitzi-bañada. 

Lo mejor de la noche fueron los pececitos que me comieron la piel muerta. (Los que me comí yo en el buffet estuvieron casi tan sabrosos.) Son unos peces turcos llamados garra rufa que se han convertido en sensación en Asia. El primer spa lo abrieron en Japón en el 2006 y ahora los hay en todas partes en China. Hay que quedarse muy quieta para que se te acerquen y cuando te estan mordisqueando es como si te estuvieran pinchando con miles de alfileres a la vez, pero sorprendentemente no es desagradable. Eso si, prohibido pensar en pirañas. 

Desafortunadamente, no nos permitieron tomar fotos y blogger no me está dejando montarles una foto que conseguí con google, asi que les invito a visitar estos dos artículos en www.bellezapura.com y en www.termalista.com

19 comentarios:

  1. Qué curioso! Peces que se alimentan de células muertas de nuestra piel y que eliminan las durezas de nuestro cuerpo.

    Tengo que reconocer que viendo las fotos me da algo de "repelus", pero todo es cuestión de probar. Me informaré por si algún Spa cercano ofrece ese servicio y el coste.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Yo soy spa adicta....

    No sé si probaría eso...

    Tal vez sí.

    El contacto animal és interesante.

    Pirañas?

    Para perder masa corporal estaría bien...

    jaja

    ResponderEliminar
  3. Que idea tan loca esta de losp eces.. pero veo que en otras culturas lo aceptan de maravilla.... Fitzi baño? que loca!!!!
    A lom ejor te sacaron medio kg de células muertas esos peces... acumuladas durante tu superultramegalarga gripe!!!
    Voy a revisar las fotos... Saludos! y besitos con boca de pez!!)(

    ResponderEliminar
  4. Que experiencia tan extranna, pero me encantaria probarla...Yo no he tenido en mi vida suerte con los spas. La ultima vez fui a uno super fru fru con mi hermana. Me afeite las piernas antes de ir, porque me daba pena con la chica que iba a hacerme el tratamiento. Te imaginaras como me senti cuando me hicieron una exfoliacion con sales en mis piernas recien afeitadas...Vi al demonio...

    ResponderEliminar
  5. Habia escuchado y leido sobre los peces, incluso es buenísimo para una enfermedad de la piel que no recuerdo el nombre, los peces se encargan de dejar "niquelada" la piel de todo el cuerpo.
    Lo que no se es como estarán a la parrilla con ese alimento...jajaja
    Salud, Genín

    ResponderEliminar
  6. Lina: los llaman Dr. Fish tambien. Tal vez eso te ayude a encontrar un spa. Leí que en España, en Zaragoza, tienen de esos pececitos en las aguas termales.

    Lena: si tan sólo ayudaran a rebajar me sacaría la membresía en el spa.

    Tulip: justamente con que me ayudaran con eso estaba contando. De tanta medicina que tuve que tomar, ahora se me están pelando las manos. A los peces les encantaron mis pies y mis piernas, pero a las manos se acercaban y despues de un mordisquito se iban. Será que todavía tengo el sabor de los medicamentos.

    MC: gracias por el dato. Yo me depile el día anterior con mi Epilady pero igual al sentarme en la sal me ardió un poquito.

    Genin: en el internet encontré que los spa lo recomiendan para la psoriasis, pero mis amigas chinas me dijeron que conocían a una mujer que sufría de bitilingo, la enfermedad en que pierdes la pigmentación de la piel, y con los pececitos se curó. A la parilla no sé, necesitarías comerte como 100 de los bichitos porque son pequeñitos.

    ResponderEliminar
  7. no se, Fitzi.... creo que .... no sé si me parecería rico que me mordieran los pececitos, me da como.... nervios, me de cosa, me da vaina, me da de todo....

    a mi me encanta que me jurunguen, me toquen, me masajeen, todo lo que es físimo me gusta pero.... los pececitos...

    no sé.


    vi la foto y me dio un semi-ataque de nervios.

    ResponderEliminar
  8. Quise decir, todo lo que es físico.

    (es los nervios de los peces)

    ResponderEliminar
  9. Jacks: Vivirlo para creerlo. Además, después hay baño de lodo calientico y masajes de todo tipo para pasar el trauma.

    ResponderEliminar
  10. HOla!! He llegado hasta aquí desde el blog de Rosamaría, he estado viendo algunos de tus post y continuaré viendo más.

    Este me ha resultado muy chocante, yo no sería capaz de meterme ahí.. me da un poco de no sé qué, sin embargo que me den masajes sí me gusta, es curioso, pero que sea a base de mordisquitos de esos pececitos, me da cosita.

    Seguiré viniendo, me gusta tu blog. Saludos!!!

    Francesca.

    ResponderEliminar
  11. Wow que interesante! y que divertido pasar un dia en un spa asi... me hace falta!...
    besos

    ResponderEliminar
  12. QUE LOCO!!!! peceitos mordisqueandome, que loco!! seguramente con lo curiosa que soy estaría haciendo fila para ingresar, luego ataque de miedo antes de meterme en la piscina y típica risotada al primer mordisco... luego de la cara de horror por unos minutos, saldría triunfante mostrando lo valiente que soy y sin parar de contarlo a todos lo que no lo han hecho.
    Qué loco insisto.. ¿cómo te quedó la piel? ¿repetirías la experiencia?
    besos!

    ResponderEliminar
  13. Francesca, bienvenida siempre. No es para todo el mundo. Habían unos chinos ahí que tenían cara de mucho asco también.

    Dabart: !24 horas por menos de 10 dólares! Los masajes y demás cosas tampoco salen muy caros, pero con el paquete básico tienes.

    Martis: Ya sé para donde llevarte entonces si vienes. Yo realmente solamente me metí para poder bloguearlo y ahora no puedo esperar para regresar, sobre todo porque me faltó probar la sala de vapor y el masaje con loofah. Ambos están incluídos en el paquete básico.

    ResponderEliminar
  14. Hola!!...te leo desde hace muy poco,y de verdad me encanta todo lo que nos muestras de la cultura china,me fascinan todas esas cosas orientales...lo de los peces me dejo shockada!!!...de verdad te admiro por haberte atrevido a entrar alli..que susto,yo no llego ni a la orillita de la piscina!..Un bso...Gracias por todas esas cosas cheveres que comentas

    ResponderEliminar
  15. Hola Fitz, de manera que tengo peces colegas, que cosquillante experiencia
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  16. Vi los enlaces el sábado y quedé por comentarte...Tu te bañaste con los peces...Dices que no fue desagradable pero....¿Te gustó?

    Ya me imagino la piscina de peces aqui en Caracas y todo el mundo desesperado por ir a meterse con los pececitos...¡¡¡Yo de primera!!!

    SOn de colores?

    ResponderEliminar
  17. Eli: Debo decirte que éste espacio es más egocéntrico que sino-venezolano, o sea que la cultura china te llegará por gotero desde aquí. De todos modos, bienvenida siempre.

    Maritza: Para que veas, tremendos colegas.

    MO: Decir que me gustó es tal vez exagerar. Vamos a volver pronto y volveré con los peces porque sí sentí la piel un poco más suave. Claro que eso también pudo haber sido el lodo volcánico o la sal japonesa. Lo que sí puedo decir es que vale la pena regresar.

    Prometo que a la primera/o que me venga a visitar en persona, lo llevo a donde los peces.

    ResponderEliminar
  18. Sólo pensar que unos pececitos me están mordisqueandito me da como grima!
    Tendría que verlos primero a ver si me atrevo aunque se ve interesante.
    Abrazos,

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.