miércoles, 18 de junio de 2014

Las sorpresitas del regreso


Tengo casi 20 años en esta vida de educación internacional, 13 de los cuales he pasado en China. Cada año regresamos a EEUU para las vacaciones de verano y cada año me tardo un poquito en re-ubicarme en nuestra vida "normal". Siempre siento una pequeña sorpresa cuando mi reciente realidad china queda en conflicto con la realidad presente.

Algunos ejemplos:

  • cuando recuerdo que puedo conectarme a esta bitácora, a CNN, Twitter y Facebook sin censores ni restricciones
  • el instante en que no entiendo porque se detienen los carros al verme querer cruzar la calle (en realidad esa sorpresa viene conmigo desde Venezuela)
  • cuando levanto la vista al cielo y es azul con nubes blancas gordotas y no una gruesa manta gris
  • la primera vez después de llegar qué comemos en un restaurante y tenemos que calcular propina (en China no se deja nada)
  • justo después de que se termina una canción en la radio y el locutor habla en inglés (y no en español porque ese sobresalto es otro que traigo desde Venezuela)
  • cuando tomo un Kleenex y es suavecito
  • cuando no tengo que calcular la hora para llamar a mi familia, seguido inmediatamente por la realización de que mi teléfono es chino y no lo puedo usar para llamar 
  • cuando me doy cuenta de que no estoy escribiendo las entradas en la medianoche de mis lectores y que no tengo que esperar hasta el día siguiente para ver las reacciones y comentarios

Ya tengo dos amaneceres desde que llegamos y ya pronto se pasarán las mini-sorpresas. Me pregunto como serán en agosto cuando lleguemos a Egipto y no a China. ¿Qué me sorprenderá entonces?


Actualización a las 9 a.m. Otra sorpresita - la gran cantidad de cambios que tengo que hacer en mis perfiles electrónicos, como por ejemplo, las instrucciones que aparecen cuando mis lectores quieren dejarme comentarios. 


Aquí la ventana del avión al final de un viaje muy largo y mi primer amanecer en casa de mi suegra. Es mi segundo paisaje favorito del verano. el primer lugar lo ocupa la playa en Cape Cod donde trabaja mi marido. Ese lo vemos en una semana.

Esta la tomé con mi teléfono.

Esta la tomé con el iPad que me gané en un sorteo y que me mandaron a casa de mi suegra.  

3 comentarios:

  1. Yo creo que esos pequeños -y no tan pequeños- cambios en tu vida la llenarán mas, la harán mas rica, imagínate, ahora adaptarte a la vida normal en Egipto, otra cultura, otro mundo completamente diferente, suena muy excitante, ya sabes que lo que yo te deseo es que las cosas salgan buenas al máximo para toda la familia :)
    Ya vas a tener que cambiar la nota de que estás sometida a la censura china, espero que no tengas otra egipcia... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Ando pendiente de ti y de tu llegada a Egipto....
    No se me olvida cuando escribiste un post sobre tu vida alla porque yo te pregunte.
    Felices vacaciones gringas y mucha suerte!

    ResponderEliminar
  3. Genin: gracias por el recuerdo. Ya lo cambié.

    Jackie: Gracias. Yo también recuerdo esa entrada. Tendré que ponerla como lista de cosas por hacer y esta vez si tendré cámara en mano.

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.