martes, 25 de enero de 2011

Torticas de arroz


A riesgo de que éste blog se convierta en uno de cocina, aquí les pongo la receta de mis torticas de arroz.

Esta es una receta que aprendí de mi mamá. Ella fue directora de los campamentos bíblicos vacacionales de mi iglesia y ésta era una receta que creo que inventó en uno de los campamentos, una vez que tenían un campamento lleno de niños, una tarde de lluvia encerrados todos y mucha hambre infantil. Mi mamá me contará la historia verdadera, pero así me quiero imaginar el origen de la receta: la inspiración de una tarde de lluvia y muchos loquitos.

Aquí tengo que aclarar que yo soy una mamá bastante floja. Como tengo ayees que me cocinan todos los días, solamente tengo que ocuparme de la cocina los sábados y domingos. En un intento de romper la adicción a los juegos electrónicos he declarado que cenamos a las 6 en punto y que una vez que nos sentamos a comer no hay más electrónicos excepto por películas, y esas sólo los miércoles cuando tienen clases de natación. (Porque los chamos no dan para más los miércoles.) La cosa es que por mi flojera teníamos tiempo que no nos sentábamos consecuentemente en la noche a cenar juntos. Luego de una semana de la vuelta a la rutina de las cenas familiares, mi hija me reclamó el sábado que eran casi las seis y no me veía moviéndome hacia la cocina.

Pues con ese reclamo - y pensando que mi nueva rutina estaba rindiendo fruto - no me quedó otra alternativa que pararme a cocinar. Claro que entonces, a las 5:33 pm, no había nada para comer. La carne estaba congelada, los únicos vegetales eran un par de repollos (coles) y una botella de salsa mejicana. Rascándome la cabeza frente a la nevera casi vacía, escuche claramente a mi mamá, "¡Torticas de arroz, muchacha!" Quedaron divinas y la cena, primorosa: las torticas, limonada hecha a mano, un coleslaw muy rico que me comí sola por supuesto, la salsa mejicana y rebanadas de jamón.

Entonces, a la receta. Nada más fácil.
  • 2 tazas de arroz cocido (preferiblemente integral)
  • 2 huevos
  • un poquito de leche, suficiente para humedecer el arroz
  • un poco de harina o maicena
  • 1 cdta de semillas de linaza molidas o de afrecho (opcional pero muy beneficioso para el intestino de mi hijo que recibe muy poca fibra)
  • sal al gusto
  • aceite
Se mezclan todos los ingredientes excepto el aceite. Quedará una masa húmeda y densa.
Se calienta el aceite en una sartén. Cada tortica es una cucharada generosa de masa. Se fríen por ambos lados. Se sirven calientes.

DSC00126.JPG

9 comentarios:

  1. Hola Fitzi
    Yo hago esas torticas y les pongo variantes, porque mis hijas ambas necesitan mucha fibra y mas bien el arroz no les hace bien. Les pongo alguna de estas cosas:

    .calabacin rallado (divino)
    .espinacas (la que viene congelada en porciones, o corto unas hojitas).
    .queso (casi siempre para que mi vegetariana tenga proteinas).

    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Mi suegra introdujo a los chicos a los placeres de estas torticas. Yo no las he preparado aun. Hay muchas variantes en el Scannone, hay unas de auyama que son demasiado ricas!
    Me encantan tus fotos de comida Fitz!

    ResponderEliminar
  3. ¡Que emoción!
    ¡Tienes los mismos trapos de cocina que yo! jajaja
    Seguro que cantidad de recetas vienen dadas por las necesidades, hay cantidad de ejemplos, la sopa de ajo, el gazpacho, en fin, cuarentamil mas.
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  4. Jackie: Mi mamá le pone calabazín a las arepas. Le quedan verdecitas así que no creo que funcione para mi hijo, pero un día que tenga ocasión de servirlas para adultos las haré con espinacas (porque el calabazín, sin razón, me da rabia.)

    MC:¿En el Scannone? ¿De auyama? Tengo que buscarlo. ¿Están en el Scannone rojo? No tengo los otros dos libros pero espero remediarlo en junio cuando vaya a Miami.

    Genín: Ah, no, !con esa lista me dió hambre!

    ResponderEliminar
  5. sabes que yo odiaba con frenesi el calabacin hasta que aprendi otras formas de prepararlo.
    mi mama cocinaba divino pero solo hacia calabacin de una manera: en una sopa sin licuar que mi hermano y yo llamabamos poeticamente "sopa de moco".

    ahora lo amo y no hay semana que no lo prepare de alguna forma.

    mira, las variantes que te di van con el arroz, no se si se entendio.
    valeria es anti-verde pero come panquecas de espinaca, torticas de estas y crema de todo tipo. lo que no quiere es masticar el verde.
    ah! y come petit pois.

    ResponderEliminar
  6. Fitz, creo que si es en el rojo. De auyama. Divinisimas.

    ResponderEliminar
  7. Me transporté en el tiempo con este post!
    En mi casa se preparaban cuando era niña, y me encantaban! Hace años que no las como, pero me antojé leyéndote... Auyama? Calabacín? Voy a tener que experimentar todo eso!

    ResponderEliminar
  8. !Los petit-pois! Tengo tiempo que no los compro. Son tan súper divertidos de perseguir sobre el plato. Siempre me gustó eso. Eso sí, que no se me mezclen con el puré de papas.

    Vane: ¿Cómo te quedaron las de auyama?

    ResponderEliminar
  9. Josie, me hiciste recordar de mi tia "Nena" que las hacia, pero con una variante no muy saludable pero rica, le agregaba azucar!!!! Voy a hacerlas hoy con el arroz que quedo, y voy a ver que les pongo, pero no como mi querida tia porque tengo kilos de mas... Besos, te recuerdo y quiero mucho!
    Mari. (Pacha Nana)

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.