domingo, 26 de febrero de 2006

Arepas de recién casado

Arepas de recién casado

Mi marido hizo arepas ayer. Es tal vez su tercer intento. No debería quejarme, pues su motivación era dejarme dormir un poquito más el sábado en la mañana, pero francamente, no quedaron del todo bien. Eso sí, redonditas.

Como vivimos en China, la harina pan es oro. En diciembre, me traje desde la República Dominicana los únicos diez kilos de harina pan que existen en Tianjin. Usamos un kilo por mes, con cuidadito porque es bendito. Eso significa que podemos hacer arepas nada más los fines de semana, y a menudo tratamos de distraer a los niños con tostadas francesas o waffles para que rinda más la harina.

Scott me preguntó las proporciones de agua y harina. Es posible que se haya confundido y las haya invertido, porque las arepas le salieron secas. También se le olvidaron las semillas de linaza que yo siempre le agrego a la masa para aumentar la fibra y agregarles vitamina E a la dieta de mis hijos. Es posible que también se le olvidara el chorrito de aceite que le recomendé, o tal vez fué demasiado "ito". Lo que sí sé es que en lugar de echarle harina al agua tibia, le echó agua caliente a la harina. En el fondo de la fuente donde mezcló la masa, le ví un fondito de harina sin mezclar. Hablando de bendito y poquito...

Además, él se empeña en no usar la sarten de arepas que tengo. Es una sartén que empezó muy bien, cara y enteflonada, pero que después de 10 años de uso continuo pues ha quedado un poco cansada. Yo la trato como un budare, y ella me repone tostándome las arepas a perfección, pero Scott cree que la sartén está vieja y sucia. Y como para completar, no le dió suficiente tiempo en el sartén.

El colmo fué que él ni siquiera las probó pues tenía que salir al colegio a un torneo de badminton, y nos dejó la cosecha completa.

Pero recien casada fiel que soy, después de 10 años de matrimonio, le dí las gracias con un gran beso, le saqué fiesta a la redondéz de sus arepas,... y ésta mañana, me levanté temprano yo para hacérselas a él.

P.D. Me quedaron tan perfectas hoy que Scott, después de comerse una, dijo que no comería otra porque no habría manera de que le supiera tan bien como la primera.

1 comentario:

  1. Que nota es tu blog!
    Me causa mucha gracia que ahora la harina PAN sea tan codiciada!
    No hay nada como comerse una arepita tostadita al menos una vez a la semana!
    En mi caso, la acompaño de queso holándes, pero como extraño el telita y el queso blanco duro!
    Se me hace agua la boca!
    Y le doy enviar a este comentario porque tengo que ir a voltear las que me provocaste! jajajaajaja

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.