domingo, 18 de enero de 2015

Esquiamos de verdad


Los que tienen tiempo leyéndome saben que los Fitzgerald Crespo somos fanáticos del esquí. Yo aprendí a esquiar en Italia, durante mi luna de miel, pero no fue hasta que pasaron 11 años que aprendí a disfrutarlo. Eso lo aprendí en China, en el resort Wanlong, 7 horas al norte de Beijing.

Esquiar en China es buenísimo, por lo menos en Wan Long. No neva mucho sino hasta marzo, por lo que el resort cubre las pistas con nieve artificial. El que no esquía, no sabe que la nieve artificial es un regalo. La nieve natural es poco uniforme. Cae a diferentes temperaturas y cubre superficies irregularmente. La nieve artificial es uniforme y en Wanlong, las temperatures son siempre constantemente bajas. No hay deshielo y re-congelamiento como en otras partes.  Wanlong tiene un ejército de maquinas niveladoras que suben por las pistas toda la noche para que en la mañana estén listas para esquiar de nuevo. Como para completar el paraíso, no hay mucha gente y las pistas nunca terminan todas marcadas por los pasos de miles de esquiadores.

En la vida real, la nieve casi nunca queda perfectamente nivelada ni tampoco hay la visibilidad perfecta de Wanlong. Hay una gran diferencia entre las condiciones de la mañana a la tarde, y hay que compartir las pistas con mucha gente. Así nos tocó en Austria éstas vacaciones y a veces nos hizo falta nuestro resort privado -- pero sólo a veces. Aunque sí tuvimos que compartir con un gentío, la temperatura nunca bajó de -10 grados, los vientos nunca fueron huracanados y los paisajes fueron sin igual. Para allá volvemos.


Las fotos del teléfono y sin editar, pero igual el paisaje muy lindo.


4 comentarios:

  1. Las fotos son geniales...
    Yo nunca aprendí a esquiar, si a patinar, además fue en la pista de hielo del Avila en Caracas, quien lo iba a decir, estuve a punto de aprender a esquiar cuando estuve viviendo en Canadá, pero ya sabes lo que pasa, unas veces por una cosa y otras por otra, no lo hice, y ya me parece que no seria ni siquiera oportuno que lo intentara :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Patinar en la pista de hielo del Avila, ¡como no! Por cierto que en Austria a las pistas subimos en teleférico porque las distancias que subir eran grandes. Mas de una vez pensé en el Teleférico de Caracas, que debe estar abandonado ahora.

    ResponderEliminar
  3. El Teleférico de Caracas esta remodelado, las cabinas son pequeñas y rojas y ya no se llama Avila sino Waraina Repanu o algo así (nombre indigeno-chavista) El humbolt abandonado pero hay un paseo con puestos de comida y restaurantes de diferentes categorías.

    ResponderEliminar
  4. Waraina Repanu, hmmm. Suena bonito pero Avila se dice más rápido.

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.