domingo, 2 de noviembre de 2014

El Hada de los Libros

A mí me gusta la Noche de Brujas.  Cuando mis hijos estaban chiquitos, les organizaba una salida de trick-or-treating a ellos y sus amigos a las casas de mis colegas. Eso sí era divertido, llevar aquel montón de muchachitos disfrazados, como si fuera una benevolenta Flautista de Hamelín. Como para resaltar la diversión, Halloween no es una fiesta que se celebra en China, así que nos tocaba ser los locos extranjeros, solos en nuestro trick-or-treating.

Este año, en Egipto, nos encontramos en un colegio americano que celebra Halloween por completo. Los maestros ponen tareas donde protagonizan vampiros y calabazas, se leen cuentos fantasmagóricos, y los alumnos y los maestros juntos decoran sus salones. En la biblioteca tuvimos una mesa de manualidades durante el recreo. Más de 100 visitas a la biblioteca ésta semana a la hora del recreo, con niños queriendo hacer sus manualidades de Halloween. Normalmente nos llegan tal vez 30.



Hace un par de años había visto éste disfraz del Hada de los Libros. Me había llamado mucho la atención, pero típico siempre lo dejaba para última hora. Este año, como tenía muchas revistas viejas que estamos botando, decidí con tiempo asumir mi lado crafty y hacerme el disfraz.

  

Lilliedale gentilmente incluye instrucciones en su blog (en inglés). El de ella fue en blanco y negro, con un diccionario. El mío fue con las revistas y un libro de juegos de naipes publicado en 1976, que por cierto no entiendo qué estaba haciendo en mi biblioteca para niños.

Primero se necesitan muchas hojas de revista, - o de un libro -, enrolladas y una tira de tela donde fijarlas.


Lilliedale usó una pistola de silicona en lugar de una engrapadora, pero ella debe haber tenido mas tiempo que yo, y mejor técnica que la mía para que le quedaran dedos sin quemar.

Se dobla la punta de los rollos hacia afuera y se engrapan - o se pegan.

No se nota muy bien en la foto, pero engrapé las hojas enrolladas en cuatro capas. Se podría hacer con menos, pero me gustó la idea de tener un tutú bien relleno.


En la última capa, se doblan las puntas de los rollos de papel detrás de la tela.


Se podría terminar la cintura de la falda con una cinta vistosa, pero yo no tenía. Para que las grapas no me molestaran, las cubrí con cinta transparente. 

Las alas se hacen con un libro viejo de capa dura. Se le quitan las hojas con cuidado, y se le monta un alambre para que se mantengan abiertas.


Para cubrir el alambre y dar la ilusión de un libro que aletea, se le pegan hojas en el reves de la carátula. Las mías las pegué patas arriba por equivocación. 


Para montarme las alas, usé una banda elástica larga de las que usamos en la biblioteca para guardar libros. Se le hacen un par de huecos en la espina de la carátula en el cuarto superior del libro para que te queden bien altas sobre la espalda, y se enhebra la banda elástica. También se podría utilizar cintas de colores en lugar de la banda elástica.

Para la varita mágica, utilicé lo que llamamos un marcador de estante. Eso es una ferula de plástico. Les enseño a mis alumnos a usar el marcador para marcar el lugar donde va cualquier libro que retiren del estante. Con el marcador de estante saben donde devolverlo. La flor la hice con las instrucciones para hacer pompones de papel de seda de Martha Stewart. Fue lo más difícil porque el papel de revista es mucho más grueso que el papel de seda, y se rompe al tratar de formar los pétalos. Como el marcador de estantes es bastante ancho, necesité dos flores. Las pegué con una pistola de silicona. 


Las letras las encontré en un depósito del colegio donde hay materiales que van a botar. Yo quería cuadritos como los del juego Scrabble, pero éstos me salieron hasta mejor por ser tan coloridos. También las pegué sobre la falta y sobre un cintillo de papel.


Una cosa que me sorprendió después de ponerme la falda: ¡qué fastidio el ancho de las caderas con el tutú! No podía pasar por ninguna parte sino de lado. Nada más pensar en las modas de antaño con sus aros y crinolinas me trae de rodillas en agradecimiento que nací después de que se pasó esa moda.

¿Qué les parece mi Hada de los Libros? Tal vez la resucito el año que viene.

3 comentarios:

  1. Un hada genial y todo un tutorial para quien esté interesada en el disfraz :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Hola Hada de los Libros, me encanta este post, promoviendo la lectura entre los peques!! Por eso me gustaría invitarte a que te pases por mi blog. Esta semana he organizado un sorteo navideño de un libro de recetas. Pero no es uno cualquiera. Este es uno muy especial, ya que lo he escrito yo y además incluye cuentos. Se llama "Chef Junior y el libro de las recetas con cuento".
    Te dejo el link del post:
    http://homefoodmadrid.blogspot.com.es/2014/12/bizcocho-de-yogur-para-un-cuento-de.html
    Es muy fácil, solo hay que dejar un comentario: ¿A quién le regalarías un Chef Junior?
    Muchas gracias y un abrazo

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.