sábado, 26 de abril de 2014

Bienmesabe de imitación

En diciembre estuvimos en Singapur. Veníamos de regreso de Tailandia, y solamente nos quedaríamos el día para ir a Universal Studios. Pasamos la noche en un hotel que escogimos al azar en hotel.com o uno de esos sitios, ni me acuerdo. El hotel, un hotelucho, pero justo al lado había un restaurante mexicano.

¡Vaya que restaurante mexicano! ¡Que comida tan rica! Fue tanto que pasamos el día entero en Universal pensando lo que íbamos a comer esa noche. Originalmente íbamos a ir directo al aeropuerto del parque, pero nos regresamos al restaurante a cenar de nuevo antes de ir a montarnos en el avión.

Para postre, mis hijos pidieron la torta tres leches, que resultó no ser con un bizcocho de harina, sino más bien como un tamal de maíz. ¡Sin gluten, yupi, qué regalo! El postre tan rico como el resto de la comida.

Me dí cuenta de que podría hacer el postre en casa, haciendo torta sin glúten, y al llegar a Tianjin compré un paquete de Bob's Red Mill, una marca que tiene muchas harinas con y sin gluten. Entre una y otra cosa se me pasó el tiempo y llegó la cuaresma. Como siempre dejo de comer dulce para la cuaresma, pues tuve que esperar hasta la Pascua para probar hacer el tres leches.

Todas nuestras cosas se fueron a final de marzo, así que no tenía receta y la busqué con mi teléfono. Conseguí una en mi app Epicurious donde las tres leches son leche condensada sin grasa, leche descremada y leche de coco. Las leches de vaca que yo tenía a la mano eran con grasa completa, y no usé las proporciones que daba la receta, pero me quedó rico igual.

El coco le dió una dimensión tropical al postre, y casi supo a bienmesabe, que es uno de mis postres venezolanos favoritos. A mi hija no le gusta el coco, por lo que mi hijo y yo nos devoramos aquello en apenas dos días. A mi marido le tocaron las migas. Tendré que repetir la receta. Qué lastima, ja ja.

Abajo les dejo mi adaptación. La receta original se prepara con cambures (bananas) acaramelados que me parece demasiado dulce. Mejor queda con fresas para cortar un poquito el dulce.

Bienmesabe de imitación

Ingredientes

  • Una torta preparada (yo hice un paquete de Vanilla Gluten-Free Cake de la marca Bob's Red Mill, y la dejé enfriar mientras salí a comprar la leche condensada)
  • 1 lata de leche condensada
  • 1 lata de leche de coco
  • 1 lata de leche (yo usé la lata de leche de coco y la llené de leche de vaca)

Preparación

  1. A la torta se le hacen perforaciones con un palito, un tenedor o un cuchillo. Mientras más huecos se le haga, más fácil absorberá la mezcla de leches. 
  2. Se vierte la mezcla de leches con cuidado sobre la torta todavía en su molde. Habrá que hacerlo en porciones para que no se derrame. A mí me tardó 10 minutos, abriendo más huequitos con un cuchillo y apartando los costados de cada corte para verter las leches y asegurarme de que la torta quedase bien enchumbada. 
  3. Se refrigera por cuatro horas antes de servir. 


La foto con mi teléfono. Creo que le falta edición para que salga más nítida, pero es que estaba apurada para comerme esto para desayuno. 






2 comentarios:

  1. La receta parece sencilla pero la verdad es que yo estoy babeando :)
    Suerte que tuvieron con el restaurante mexicano, por eso el dicho de que "no hay mal que por bien no venga", o el otro de, "donde menos se espera salta la liebre" :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Se ve preciosa y debe ser deliciosa. Con solo de verla aumente un kg! Espero que Quelo venga la semana próxima para probarla. Besos y bendiciones.

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.