jueves, 5 de mayo de 2011

Mercado matrimonial

En tiempos pasados, en China los matrimonios eran arreglados. Los padres consultaban a un casamentero profesional que se comprometía a encontrar candidatos auspiciosos para los hijos/as. La primera vez que se veían los novios era en el día del matrimonio. Yo pensaba que esa práctica era cuestión del pasado.

El sábado me uní por primera vez después de 10 años en Tianjin a un tour guiado de la ciudad. Tianjin fue una de las pocas ciudades chinas donde se permitía la entrada a extranjeros. El gobierno les cedió terrenos llamados concesiones donde los comerciantes de diferentes países podían vivir. No entendí bien si en las concesiones los extranjeros reprodujeron la arquitectura de sus países por nostalgía o por decreto imperial. El caso es que el patrimonio arquitectónico de Tianjin incluye muchos hermosos edificios occidentales y japoneses que quedaron después de la caída del imperio.

Una parte muy interesante del tour no tuvo nada que ver con edificios hermosos ni glorias pasadas, sino con un mercado matrimonial en el parque de la vieja concesión francesa. Allí se congregan agentes matrimoniales y los padres de jóvenes chinos. El guía nos explicó que muchos jóvenes en edad matrimonial pasan seis días a la semana trabajando y que los padres se preocupan de que no tienen tiempo para conocer a nadie. Impulsados por las ganas de tener nietos, los padres buscan agentes matrimoniales que les encuentren parejas a los hijos/as. Por eso es que el mercado matrimonial es tan bien acudido.

Yo había pasado por aquí camino a la iglesia que también queda en la concesión francesa y había pensado que aquí ofrecían empleo. Siempre hay mucha gente y mucha actividad. Lástima que no puedo leer chino porque los avisos deben ser fascinantes. Entiendo un poquito: altura, sexo, edad, salario anual (todo lo que se expresa en números). Aquí está un aviso con su correspondiente traducción. Lo que está en verde es mi traducción y lo que está en negro es la traducción de mi amiga china - que por cierto, conoció al marido en la universidad y no gracias al mercado.


Mujer de 28 años, nacida en el año del cochino, 1.65 metros de altura habitante del distrito Hexi con grado universitario y empleada en un banco, de tez blanca, penosa, sin amor del hablar ocioso y de buen carácter busca pareja entre 26 y 32 años, 1.74 de altura de altura mínima, graduado universitario, con empleo fijo y vivienda propia

6 comentarios:

  1. que mi mama no vea eso porque hace el viaje para alla solo para anotarme en la agencia

    ResponderEliminar
  2. Ja ja, que risa el comentario anterior.

    Yo hubiera terminado con un sujeto diferente al Oso si mi mama hubiera tenido acceso a un sitio asi.

    Hablando en serio, me parece insolito. Pero claro, eso es mi mente occidental hablando. Se que en India es comun. No sabia que lo fuera tambien en China.

    Besos Fitz!

    ResponderEliminar
  3. Quelo: gracias por la idea, hermano. !Voy ya a anotarte yo!

    MC: Parece mentira, ¿verdad? Las asistentes chinas que he tenido en éstos 10 años conocieron a sus maridos en la universidad. Una de ellas me aclaró que eso significaba un matrimonio por amor y no arreglado por sus padres pero nunca se me ocurrió que lo arreglarían así, en un mercado

    ResponderEliminar
  4. vaya!! pues si q han de tener ganas de nietos.. pero no se yo .. esos matrimonios duran??

    ResponderEliminar
  5. Increible!! las vueltas del amor!! Me gusto mucho conocer nuevas formas de conocer a una pareja!! Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  6. Lala: en algún periódico leí que China tiene una alta tasa de divorcios. La razón no es que los matrimonios son arreglados, sino el egoísmo. La generación actual de jóvenes son todos hijos únicos y no saben compartir ni considerar las necesidades de otros.

    Anto: pues para que veas. Interesantísimo también son los super eventos que hoy en día son los matrimonios. Voy a ver si te consigo algunos artículos de la prensa anglo-parlante sobre ello porque es una industria en crecimiento aceleradísimo.

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.