sábado, 23 de octubre de 2010

Lo que aprendió mi hijo

Estábamos cenando ayer y mi marido le estaba echando broma a mi hijo, preguntándole si cuando vaya a la universidad pasará sus fines de semana con una novia o con su abuela Grandma Ginny, que vive cerca de MIT donde Michael quiere estudiar robótica. Yo interrumpí para decir que "dentro de 20 años Grandma Ginny tendría 90 y tal vez estaría muy viejita." Padre e hijo ambos me miraron con cara de extraño. "Mami, tengo 11 años," me dijo uno y "El va a la universidad en apenas 7 años," me dijo el otro.

¡Siete años! Verdaderamente quedé sorprendida. Mi hijo se va a la universidad en 7 años. De repente me entró el pánico. ¡Siete años! ¡Los primeros once han pasado tan pronto! Contra éste amor eterno de madre, once años no son nada.

En seguida intensificó el pánico. ¡Lo mucho que me falta enseñarle! Me sentí de nuevo en el salón de clases cuando en abril me doy cuenta de todo lo que no he cubierto, pero multiplicado por 20 por que es mi hijo.

Hay cosas que ya aprendió como hacer la tarea en cuanto llega a casa para salir de eso, que leer es rico, como poner los ojitos para que su mamá lo consienta, como vestirse solo y cepillarse los dientes, como saber lo que le gusta y no le gusta.

Todavía está aprendiendo a ahorrar, a usar palitos chinos, a soportar a la hermana cuando está fastidiosa, y a bajar el asiento de la poceta. Está aprendiendo a lanzar pelota y marcar un gol, a usar el email y Skype para mantener amistades a larga distancia, a dar los buenos días, y que ser experto en algo (en su caso la robótica) trae gran satisfacción.

Y lo mucho que le falta por aprender: que su mamá no le va a durar para siempre, que el tiempo lo cura todo, que Dios proveera,  que mientras más aprende menos sabe, que el genio es 1% de inspiración y 99% de sudor, que hablar chino, inglés y español es una ventaja y que por lo tanto tiene que estudiar los tres idiomas, que lo cortéz no quita lo valiente.

A mí lo que me toca aprender es que mi muchachito ya casi es un hombre, que mejor lo aprovecho ahorita cuando lo tengo cerca porque mañana se me va, y que lo que no le enseñe yo se lo enseñará la vida. Ojalá esas lecciones no sean muy duras.

5 comentarios:

  1. Bueno al final la gran maestra es la vida, la que mas nos enseña y todo vienen sin libro de instrucciones.
    Yo hace tiempo que me di cuenta lo rapidísimo que pasa la vida y estoy aterrado porque no lo puedo evitar, lo único que puedo hacer es devorar cada segundo disponible, pero sin prisas, porque da igual,de lo que se trata es de ser lo mas razonablemente feliz que se pueda...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. ¡Me siento muy identificada! El mío tiene 10 años y casi podría haber escrito lo mismo que tú.
    ¡Yo siempre le digo que con educación e idiomas se llega a todos los sitios!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Fitz, de todos tus posts, este es uno de mis preferidos.
    Que rapido crecen los chicos!
    Me encanta que Michael tenga ya idea de lo que quiere hacer. Quizas no termina haciendolo, pero mientras tanto es rico tener esos suennos, y hacer actividades relacionadas a ellos. Mis ninnos quieren ser varias cosas: jedis, papas y cocineros (je je).

    ResponderEliminar
  4. Todavía tengo la piel de gallina de leer este post! Es hermoso, y tan cierto....
    El tiempo pasa demasiado rápido, y sin darnos cuenta ya nuetros hijos dejan de ser unos niños. NUnca estaremos satisfechas, nunca habrá sido suficiente el tiempo que les dedicamos, las cosas que les enseñamos, los libros que les leímos. Pero al menos tenemos la satisfacción que todo lo que les dimos fue con todo el corazón y las ganas! :)
    Gracias por pasar por mi cajón. Te dejo un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Nada tan verdadero como esto, los hijos crecen tan rápido. Yo se que el mío recién va por los 3 y tengo tanto que enseñarle aun, pero se q cuando menos me de cuenta el dejara de ser un niño como ya dejo de ser un bebe.

    Un beso desde Nueva Zelanda

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.