martes, 11 de mayo de 2010

De panda en panda

Hoy es el aniversario de adopción de mi hija. Hemos tenido la bendición de ser sus padres por seis años. Cuando nos la entregaron tenía año y medio, pesaba menos de 8 kilos y era flaquiritica. Eso sí, tenía, y sigue teniendo, una enorme personalidad.

Recientemente estuvimos en Hong Kong de vacaciones. Una de nuestras excursiones fue a un parque llamado Ocean Park. Es un parque muy famoso y popular que además de montañas rusas también tiene un aquario y un recinto para pandas. La primera vez que fuimos fue en abril de 2005. Andreína tenía entonces dos añitos y casi un año con nosotros.

Andre-in-the-cable-car
En el primer viaje a Ocean Park. Michael tenía el panda porque tuvimos que turnarlos. Ambos querían abrazarlo.

Aclaro aquí que Andreína se enamoró de su papá con el primer abrazo. Nos la entregaron en el hotel y ella lloró y lloró hasta que le ofrecimos una galleta. Con eso dejo de llorar, pero no se calmó de verdad hasta que su papá la tomó en sus brazos. En ese momento se forjó un vínculo irrompible que continúa y se profundiza a diario.

Cuando nos la dieron, Andreína tenía 18 meses. Caminaba, iba al baño, comía con palitos, se quitaba la ropa sola. (Nunca se la quería poner, pero eso es cuento para otro día.) Nos habían dicho en el orfanato que estaba empezando a hablar, pero con el dialecto de su ciudad natal, Changsha. Llegó a nuestra casa, donde yo hablaba en español con mi hijo, mi marido hablaba en inglés con nosotros y las ayees nos conversaban en mandarín tianjinés. Como nos parecía que sería demasiado el esfuerzo verbal, le enseñamos a hablar con señas mientras su mente organizaba los diferentes idiomas. Se tardó casi un año en hablar corrido, pero no estábamos apurados. Tendríamos una vida.

La anécdota que les quiero contar comienza la primera vez que fuimos a Ocean Park. A la entrada del parque habían muchos tarantines con juegos de tino, de esos donde uno tiene tres chances para lanzar una pelota o un aro o para disparar un rifle de aire o para darle golpes a un resorte a ver si uno se gana un premio. Mi marido escogió un tarantín donde le dieron tres pelotas de softból y una diana a la cual apuntar. Pues él tiene excelente ojo de pitcher y buen brazo, y logró darle justo en el centro a la diana las tres veces. De premio le dieron un panda de peluche. ¡Y vaya que panda! Era más grande que mi niñita malnutrida. Pasamos el día completo cargando el peluche idiota ese porque Andreína no lo quiso soltar nunca. Menos mal que la niña todavía estaba flaquitica de institución. Sino no me alcanzarían los brazos alrededor de ella y el muñeco.

Andreina and Panda
En octubre del 2005 celebrando una fiesta china que no recuerdo.

Por fín, al final del día, descubrimos el habitat de los pandas. En la entrada al recinto había varios anuncios avisando la necesidad de no hacer ruido para no molestar a los pandas. Ellos están separados del público por una fosa y un muro, pero sin vidrio que reduzca el ruido de la gente. No era un día de fiesta ni fín de semana, así que eso parecía una catedral en adoración a la naturaleza. La paz y la serenidad era profunda. Hasta que llegó mi hija.

Panda
Esta foto es de éste último viaje a Ocean Park.

Entramos al recinto. Scott se había quedado a la entrada leyendo la información sobre los pandas. Yo les había avisado a Andreína y a Michael que tenían que estar calladitos. Andreína todavía no hablaba sino con las señas que le habíamos enseñado y en realidad era Michaelito con sus cinco años gritones el que me preocupaba. Los pandas, bellísimos. Su pelaje blanco y negro lucía contra el verde bambú y el gris de las rocas que formaban su habitat. Nos miraban desinteresados mientras masticaban bambú. Los pandas tienen que comer todo el día pues sus enormes cuerpos necesitan toneladas de bambú.

Andreína vió los pandas. Miró al panda de peluche de ella. Lo cargaba contra su cuerpo y yo a la vez los cargaba a los dos. Giró la vista a los pandas. Giró a la vista a su panda. Miro con detenimiento a los pandas y miro rápidamente a su panda como para verificar que eran iguales. Entonces, sorprendiéndome a mí, a su hermano, a los otros turistas, a los pandas y hasta a las moscas, gritó, "PAAAAAAAAPIIIIIIIIII!"

Regresamos a Hong Kong éste año y los pandas siguen ahí, mascando bambú, sin importarle que la gente habla fuerte y se toma fotos con ellos. ¿Y mi princesa? Grande y más bella que nunca. Dios te cuide, mi muñeca.


Esta también es del último viaje a Ocean Park.

20 comentarios:

  1. Hermoso regalo de China para ustedes. Bellos tus hijos

    ResponderEliminar
  2. Tan bella Andreina!
    Toda una bendición el que se tengan entre uds.
    Abrazos,
    Cho

    ResponderEliminar
  3. ANdreina quería que su papi le consiguiera el panda grande. No era lista, ni nada

    Féliz aniversario para toda la familia

    Conchi

    ResponderEliminar
  4. Qué hermosa historia!
    Definitivamente hoy es un día para celebrar en grande. Andreína es sencillamente hermosa (me parece que se llevaría muy bien con mi S., que tiene casi 7 años).
    Feliz aniversario.

    ResponderEliminar
  5. Que linda historia, llena de amor no cabe duda, Andreina y ustedes están bendecidos por tenerse mutuamente, ojalá Andreína conserve su pandoooota :D

    Pregunta: ¿Ya habla todos esos idiomas?

    ¡feliz aniversario!

    ResponderEliminar
  6. Dios mio que bella esa princesa!!!
    Se me puso el corazon chiquitico con tu post... que hermosa historia...

    Que diosito te cuide y te bendiga siempre tu familia...

    ResponderEliminar
  7. Bellisima historia! Desde que la lei la primera vez hace como un año o mas me enchino la piel de lo hermosa que es !
    Que linda es Andreina y que bella tu familia :-D Te felicito !!
    Toni

    P.D. MI hija Camila tambien tiene 7 años y le encantan los Pandas :-D

    ResponderEliminar
  8. Feliz Aniversario de Adopcion Andreina! ♥


    Yo lloro con estas historias, chica.

    ResponderEliminar
  9. ¡Feliz aniversario para todos!
    Ha sido una gran suerte que el destino los uniera...
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  10. A mi tambien se me aguaron los ojos, conchale!

    Feliz Aniversario Andreina!!

    Todo lo mejor.

    ResponderEliminar
  11. Gracias a todos por pasar por ahí y sumarse a la celebración. Andreína pasó un día lindo en el colegio. Le modifiqué una calcomanía que tengo para los cumpleañeros para que en vez de decir "It's my birthday" diciera "It's my adoption day." Todo el quien la vió la felicitó. Toda la atención fue el mejor regalo de todos. Ahora dentro de un ratico cuando enfríe, a comer torta de chocolate de la que hace mi marido. Mejor día no podía ser.

    MC y Jacquie: yo también lloré. Recordando el amor instantáneo entre Andreína y Scott casi ni veía el teclado con las lágrimas.

    ResponderEliminar
  12. Qué historia más bonita Fitzy!!
    Se me han caído unos lagrimones de la emoción!!
    Me parece realmente interesante que eligieran los signos para comunicarse con la peque ¿qué hicieron? ¿inventaron signos para ella o eligieron algunos que ya conocían? Perdona el cotilleo, pero soy especialista en problemas de lenguaje y me resulta muy interesante.

    Muchas felicidades!!

    ResponderEliminar
  13. Ladonna: el lenguaje de señas fue una combinación del American Sign Language e inventos nuestros. La idea me vino de leer algunos artículos sobre el uso lenguaje de señas en jardines de infancia con bebés de 8 meses. Se puso de moda en esa época, por lo menos en EEUU, el "baby sign." Los artículos que yo leí decían que contrario a lo que pensaban algunas mamás preocupadas por sus hijos, comunicarse con un lenguaje de señas no interfiere ni impide el desarollo del habla. No estoy hablando de apuntar con los dedos. Teníamos señas muy específicas y verbalizábamos al hablar con las manos.

    Andreína tenía señas diferentes para gato, perro, caballo y jirafa. De dónde salió la jirafa, ni idea. El caso es que podía expresarse con exactitud en una edad en que la mayoría de los niños dicen guao guao para todos los animales.

    Andreína lo usó hasta que empezó a hablar y ahora no se acuerda. Yo casi que tampoco. Su hermano, que tenía casi cinco años, sí se acuerda.

    De tener otro bebé, lo haría de nuevo y hasta más.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias Fitzy!!
    Precisamente hace poco he estado en un congreso sobre lengua de signos y confirma todo lo que tu me has contado sobre vosotros, por esto me ha llamado tanto la atención.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  15. Ayyy cómo me he emocionado leyendo tu historia, y cúantos hermosos momentos me has hecho recordar!!!
    Siempre pienso que la Vida me ha dado un gran regalo, la maternidad biológica y la adoptiva, y creo que nosotros los padres somos los afortunados por tenerlos a ellos, a todos ellos... Un gran beso para toda tu familia.
    Mari Nihao

    ResponderEliminar
  16. Feliz aniversario de la adopción

    Andreína se ve super dulce, mucho besitos para ella.

    Muy linda la historia

    ResponderEliminar
  17. Felicidades¡¡¡
    El 15 de mayo hará cuatro años que nos entregron a nuestra hija en Xi'am. Cuatro años y se me siguen cayendo las lágrimas cuando lo recuerdo.

    ResponderEliminar
  18. Me entero de este blog por se habla venezolano, la felicito tienes unos hijos preciosos y te envidio vives en china, yo me vuelvo loca por todo lo chino, de hecho en mi casa todo es chino y practico el feng shui, pero vivo en Italia, le mando muchos saludos y la seguiré leyendo

    ResponderEliminar
  19. Qué bendición del cielo haber adoptado esta niña no solo para vosotros sino también para ella con padres tan cariñosos. Felicitaciones por tan hermosa familia. Las fotos preciosas. Beso

    ResponderEliminar
  20. Que bellisima historia!! Me pusiste lagrimitas en los ojos...

    Felicidades por la adopcion y todo ese amor que fluye desde el primer momento!

    Besitos!

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.