sábado, 13 de septiembre de 2008

¿Progreso?

Hace 8 años cuando llegamos a China, los únicos vehículos que se veían en las calles eran los Cadillacs negros de los miembros con jerarquía en el partido, camioneticas amarillas que eran los taxis del pueblo, y sedans cuatro puertas rojos que eran los taxis de lujo. Habían autobuses que nunca tomé porque todo estaba en chino y porque en el autobús había una persona cuyo trabajo era gritar el nombre de la próxima estación. Montarse en autobús era para bajarse con migraña de la gritadera.

Hoy hay carros de todos colores y marcas, concesionarios de automóviles por todas partes, y los autobuses, que ahora cuestan 10 veces lo que costaban entonces, tienen voces automatizadas que señalan las estaciones en tonos regulados. 

Hace 8 años, nos tardábamos 20 minutos en camionetica amarilla para llegar al colegio. Nuestro trayecto diario nos llevaba por campos baldíos y piscinas de piscicultura. Había un rosal abandonado que celebraba su libertad floreciendo desde abril hasta noviembre y esparciéndose medio metro cada año hasta que parecía un océano de rosas.

Hoy el viaje dura 35 minutos por el aumento en el tráfico. Los campos y el rosal han sido remplazados por conjuntos residenciales, que invierten mucho dinero en jardinería y por lo tanto tienen jardines primorosos y bien educados. Las rosas de nuevo florecen bajo estricta disciplina en mayo. Nosotros nos mudamos más cerca del colegio y me tomo 15 minutos en mi bicicleta, pero para ir al automercado son 40 minutos en taxi.

Hace 8 años en cada esquina había un señor que reparaba bicicletas. Tianjin contaba con 10 millones de personas y 15 millones de bicicletas. Antes si se me espichaba un caucho, necesitaba un poquito de aceite o aire, o quería reemplazar la campanita, me paraba en la esquina. Si la cosa era grave, montaba la bicicleta en una de las camioneticas amarillas. El bruto del alcalde juró modernizar la ciudad. Para ello se decidió reducir el número de bicicletas y actualizar los taxis. Ahora hay 12 millones de habitantes y 10 millones de bicicletas, y registran 600 carros particulares al día.  Las camioneticas amarillas quedaron para el museo de transportación y hay un montón de gritones desempleados. 

Hoy en día en las esquinas hay bombas de gasolina, autolavados, y talleres mecánicos. Si se me espicha un caucho, ¿me lo cambiarán en el taller? Seguro que no han olvidado tan pronto. Las herramientas las deben tener guardadas cerquita.

Hace 8 años cuando llegamos, pasé las primeras tres semanas pensando, "¡¿Qué hice?!" pues veníamos de vivir a las orillas del Mediterraneo con su clima resplandeciente y aquí no vimos el sol hasta el segundo mes porque estaba tapado por la bruma y el smog.

Hoy es el sexto día de cielo azul. Hemos tenidos cinco días hermosos en las últimas dos semanas, un record. Ojalá sea por que las restricciones al tráfico y a la industria que pusieron para las olimpíadas de Beijing continuan. Las ParaOlimpíadas terminan el miércoles. ¿Durarán los días claros despues de que se vayan todos los atletas y la prensa occidental?

5 comentarios:

  1. El paso del tiempo y la modernización no resultan impasibles. Ocho años después vives en una ciudad moderna, aunque debió ser bonito ver lo que describes, sobre todo el caminito hacia el cole con ese rosal salvaje.

    Me cuesta imaginar tanta contaminación para que los días azules escaseen.

    Me alegro de que continúes posteando, me encanta leerte.

    Besos ♥

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, Lina. Debería estar agradecida por la modernización. Me dice mi asistente que apenas hace 20 años esas mismas calles que ahora están cubiertas de carros, eran de tierra e impasables.

    Gracias por el cumplido, me encanta recibirlos. ;-)

    ResponderEliminar
  3. todo lo bueno trae cosas malas.. es asi..., lo importante es que aun las flores pueden florecer y aun tienes dias con cielos azules...
    un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  4. Hola Josianne,
    Muerete que soy otra venezolana (bueno, tecnicamente americana pero creci en Vzla) y creia que era la unica venezolana en el mundo con una hija chinita, pero veo que somos dos! Mi hija Nati la adoptamos en Guangdong en el 2001 y ahora tiene 8 anos, pero vivimos en Washington DC. Que maravilla, no? Estuvimos en Beijing en Marzo '08 y Nati esta super orgullosa de su pais. Tambien tengo un hijo de 13. No tengo blog pero voy a ver si creo una cuenta de Flicker para que nos conozcas. Un abrazo!
    Fiore

    ResponderEliminar
  5. Fitzi, no me creerás pero me tiene estresada tu cielo azul... cada día cuando me levanto me pregunto: Seguirá azul el cielo en China?. Qué angustia!

    Tu papá es un poeta...lo que dijo de los amaneceres es .... ♥

    Ya publicamos el nuevo tema, me ENCANTARIA que participaras. Tú especialmente puedes traernos cosas super interesantes.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.