viernes, 11 de julio de 2008

Misterio en Coastguard Beach


- Mon Dieu! ¿Qué es ésto? exclamó el Inspector Closeau.

-Precisamente por esas huellas de ratón fue que lo llamé, Inspector Closeau. - El ama de casa tímidamente se asomó por encima del hombro del famoso detective, que en ese momento examinaba la evidencia con gran concentración. - Las encontramos ayer a nuestro regreso de New Hampshire.

-¡Cómo es posible que usted le ofreciera chocolate al ratón y a mí no! ¡Inmediatamente! ¡Hay que encontrarlo!

-¡Oh, merci, merci, Inspector! Sabía que podía contar con usted.

-Voila!

-¿Tan pronto? Usted es un prodigio... pero Inspector Closeau, ¿ahí en el mesón?

- Lástima que tenga unos poquitos pelos de ratón este trozo de chocolate. Ahhh, delicieux. ¿Qué me decía, señora?

Como el Inspector Closeau me falló, me tocó a mí actuar de detective. Al igual que él, no logré encontrar el ratón responsable por éstas huellas en el piso de mi cocina - pero a diferencia de él, no encontré un pedazo de chocolate en ningún lado.

No sé de donde vinieron las huellas. Las vimos esta mañana. Anoche regresamos tarde de New Hampshire. Justamente el martes en la mañana había yo pasado coleto y dejado la cocina limpiecita para nuestro regreso hoy viernes.

Espero que apenas sea un ratoncito cuchito y pequeñito, como el que tuvimos el año pasado que luego encontré muerto decentemene fuera de la casa. Ojalá no sea como la rata peluda, gorda y enorme que se le trepó a Scott encima cuando estaba acostado en el sofá viendo Gosford Park hace cinco años. Nunca terminamos de ver la película - de misterio, qué casualidad - por el asco que nos da recordarnos la interrupción.

Miré en el rincón del lavadero en donde hay un hoyo en el piso para meter el desagüe de la lavadora. Nosotros no tenemos porque estamos aquí apenas mes y medio, pero el apartamento tiene espacio y tuberías para lavadora y secadora. Ahora tengo el hoyo tapado con un balde, pero no vi que ese se hubiese movido de su posición normal. Lo que sí encontré fue un hormiguero y ya pronto voy a comprar veneno para ellas y para el ratón de ñoña.

Inspector Closeau no soy, así que me tocó tomar el rol del ama de casa. Con escoba, mopa y cuchillo eliminé las huellas. Si tan sólo hubiese desinfectante para la imaginación para eliminarme la sensación de paticas fantasmas sobre la pierna.

6 comentarios:

  1. Mi tesoro siento mucho que el raton te haya ensuciado tu piso limpiecito y encima amargado el regreso a tu casa. En Rep. Dominicana hay un veneno que se llama "Tres pasitos" porque es lo unico que que le permite dar al infortunado animalito que lo coma. Yo limpie mi apartamento de ratones, hormiguitas y cuanto bichito se le ocurra llegar sin invitación. Pero no creo que te lo pueda enviar por correo. Muchos besos

    ResponderEliminar
  2. aqui de nuevo reportándome!
    trnía días sin venir pero es que he estado superultramega full!
    Estás segura que esas son marcas de ratón? Parecen de minidinosaurio!!!! Ten cuidado!
    Que rico que estás ya de vacaciones! Disfrútalas al máximo! Me puedes mandar una fresita?
    En la dieta south beach... la cual estoy casi a punto de volver a hacer.... las fresas son unas de las frutas que más recomiendan por su bajo índice glicémico! La primera y única vez que la hice bajé casi 7 kgs!!! Pero ... y a pesar de haber bajado ya más desde el reto Tulip aún debo bajar unos 5 adicionales! Suerte en todo... come sano y bajará tu colesterol con un poco de ejercicio adcional!
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Guácala!!
    Ojalá pronto te libres de él!

    ResponderEliminar
  4. Ponle trampa, o el papel ese que se quedan con las patas pegados, porque lo malo es que un dia te encuentres con cables estratégicos comidos por el bicho, como me pasó a mi con mi carrito y me costó la broma de cientoypico de euros...
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  5. Mami: en México según y que hay un coctél con tequila y quien sabe que más que se pide por cuadras. Por ejemplo, un cuatro cuadras te permite caminar cuatro cuadras hasta tu casa y luego te desmayas. En eso pensé con el tres pasitos.

    No hemos visto más huellas ni otra evidencia, pero tuvimos visita este fín de semana y con el trajín el bicho no se asomo, si es que era un ratón y no sucio pegado de antes.

    Jacquie: mándame a Harry.

    Tulip: bienvenida siempre. Ahora que se te pasó el trajín a descansar por lo menos para agarrar impulso.

    Mariale: ¡recontra guácala!

    Genín: tienes razón con lo de los cables, no se me había ocurrido. La trampa de la pega es asquerosísima. ¿Has visto como quedan los pobres animalitos? Prefiero ponerles veneno, aunque en realidad lo que tengo que hacer es encontrar el hueco por donde entraron para cerrárselos permanentemente.

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.