martes, 27 de marzo de 2007

El que pernocta con infantes...

...reduce la cama a la más mínima expresión del sueño.

Mi marido está de viaje. Es profesor de educación física en el colegio internacional donde trabajamos, y está encargado del programa extracurricular deportivo del colegio. Eso significa que viaja mucho con las diferentes selecciones deportivas. Esta semana está en Bangkok en una conferencia de maestros. Dentro de dos semanas va para Hong Kong. Hace una semana pasó mas tiempo en Beijing que en casa.

A mi me hace falta sobre todo de noche. Me hace falta sus ronquidos y el calorcito corporal. (Ya es marzo, así que el municipio desconectó la calefacción.) Echo de menos sus ruiditos y hasta los olorcitos. Eso sí, me encanta poder estirarme de rincón a rincón en la cama - si no fuera por mi hija Andreína.

Andreína es bella y linda e inteligente y la queremos mucho, pero como da lata. Ahora le ha dado por querer dormir con nosotros todas las noches - y ella ve en la ausencia de su papá una invitación abierta para invadir mi cama. No sería tan malo pero es que es terrible compañera de cuarto. Patea, habla, ronca, empuja, se levanta con hambre o con miedo o con lo que sea a media noche.

Por eso es que en lugar de estar durmiendo y reparando el cansancio diario de ser maestra y madre, estoy blogeando para postponer el momento en que me peleo con ella por mi almohada favorita y un rincón de mi cama.

3 comentarios:

  1. He estado allí!!!! :)


    Josianne, escribes cheverísimo! Veo que ya puedes ver blogs! No sabes cómo me alegro, Me daba angustia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Shhhhh, que se despierta el ni~no. Mejor no decir nada por si a las moscas comunistas.

    Pero por el cumplido, !gracias a viva voz!

    ResponderEliminar
  3. Fitzi ¿has pensado en escribir en serio? me encantan tus cuentos, tienes un discurso tan cercano que me siento en tu cuarto, viendo como lidias con tu nena por la cobija, y rodándola con cuidado para que tu puedas estirar las piernas y dormir.
    Me encanta.
    Un beso!

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.