lunes, 20 de junio de 2011

Saliendo

Salimos para el aeropuerto dentro de hora y media. Una vez chequeados, tendremos unas dos horas para pasear por el aeropuerto. Después serán catorce horas de un vuelo y tres en otro (o sea, rezando por 17 horas que el perol no se caiga del cielo) (No me gusta montarme en avión.)

Para ahorrarnos unos doscientos dólares por persona, no vamos directo a Miami, sino que llegaremos de medianoche a casa de mis suegros en Boston y pasaremos allí la noche del lunes.  Llegaremos a Miami alrededor de las 2 del martes. (Si sienten unas ganas irresistibles de aplaudir o si les pican las orejas el martes 21 de junio a las 2 de la tarde, es que estoy pensando en ustedes porque mi hijo será el que aplauda más fuerte.)

Con la magia del huso horario, llegaremos a EEUU una hora antes de que salgamos de Beijing. Si eso lo hemos logrado, ¿porqué no podemos perfeccionar la teletransportación? Un botón, un instante de desintegración molecular, otro de reintegración, y chaz, estaríamos en Miami. ¿Qué esperar, científicos? !A inventar!


Para tener una foto que salga con la entrada en el widget de los recuerdos (LinkWithin), aquí un robot que construyó mi hijo con Lego. El hace tiempo aprendió que si se duerme a las 7 horas de montarse en el avión y se despierta a las wachi-wachi horas de aterrizar la segunda vez, no le da jet lag. Wachi-wachi es el coeficiente Fitzgerald de translocación temporal y nunca recuerdo cual es el número mágico por lo que a mí sí me da jet lag - y me tumba completamente además. El caso es que como a él sí le funciona la fórmula, no tiene motivación para inventar el transportador molecular por lo que invito a la comunidad científica a escuchar mis plegarias y a que se dediquen a hacerlo una realidad, preferiblemente antes de las dos de la tarde cuando tengo que salir. (Claro que se pueden tardar más, pero entonces aprovechen a inventar también una máquina de viajar en el tiempo para que puedan regresar a rescatarme de las 17 horas de nervios que se me avecinan hoy.)

Actualización del 21 de junio, desde Boston:  Los vuelos sin problemas por supuesto. Dormimos en el avión de Beijing a Boston, y llegamos a casa de mis suegros a medianoche y también dormimos. Estamos optimistas de que el jet lag no nos castigará demasiado.  Gracias por sus pensamientos positivos.

2 comentarios:

  1. Tranquila hija, todo te saldrá bien, ademas muere mas gente en las autopistas que en los aviones MUCHA FORTUNA, y a disfrutar tus vacaciones

    ResponderEliminar
  2. Uf, Menuda paliza de viaje, pero las cosas son así, yo mañana tengo que viajar cinco horas con mi carrito para encontrarme con mi hija que viene de vacaciones desde donde trabaja en Osaka, mi mente me juega malas pasadas tratando de convencerme de que esto o lo otro para no viajar...jajaja
    Yo no me someto a la maquina esa del tiempo y que me desintegre ni de vaina!
    Que se puede ir un fusible y no volver a integrarme...jajaja
    ¡Muy buen viaje!
    Besitos y salud

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.