domingo, 20 de diciembre de 2009

Dos días en Xi'an

Mi suegro y mis dos cuñados están de visita por diez días. Los llevamos a esquiar por tres días y luego a Xi'an a ver el ejercito de terracota. La esquiada, mejor que nunca, pero el broche de oro de la visita definitivamente ha sido Xi'an.

Nos quedamos en un hotel que queda enfrente del antiguo campanario. Desde aquí sonaban una campana todas las mañanas para marcar el comienzo del día. A una cuadra estaba la torre del tambor donde marcaban el final del día. De allí que en Xi'an dicen que un día dura desde la campanada hasta el tamborazo.

El campanario, directamente opuesto a la entrada del hotel.

El segundo día fuímos a ver al ejercito de terracota. ¡Qué maravilla! Con razón es patrimonio mundial. Los arqueólogos piensan que el ejército cuenta con 3000 soldados, además de caballos y carrozas. Han recuperado tan solo un tercio y continúa la excavación.

El ejercito fue creado para el emperador Qin, el mismo que empezó la construcción de la Gran Muralla. Durante su construcción, se hicieron grandes avances en tecnología. Han encontrado espadas de metal inoxidable, algo que no se descubrió en el occidente hasta el siglo XX. Desafortunadamente, el emperador ordenó ejecutar a todos los artesanos que crearon su ejército y se perdió toda esa tecnología.


Los artesanos se esmeraron con los soldados pero por desgracia no tuvieron el mismo cuidado con la tumba. A poco tiempo después de la muerte del emperador, hubo una revolución de los campesinos y un incendio destruyó el techo que los cubría, cayendo sobre los soldados y partiéndolos en pedazos. Cada soldado que ve la luz ha sido restaurado como rompe cabezas.

El museo es hermoso. Se lo recomiendo a todos.

También es hermosa la muralla que rodea el casco antiguo de la ciudad. Ya se me olvidó lo que dijo el guía, pero creo que data de la dinastía Tang, la era dorada de la civilización china. La caminamos y la bicicleteamos - en una bici doble para gran deleite de mi hijo.

A él le encantó. (Se fijaron que no digo que me gustó a mí. !Ese chamo es un loco manejando bici!)

La vista desde el asiento trasero.

Esa noche comimos un banquete de empanaditas chinas, llamadas jiao zi. Probamos 20 diferentes variedades, la mayoría muy deliciosas. Terminamos la noche con un hermoso concierto de baile y música de la dinastía Tang. Si me da tiempo mañana les monto un collage con las jiao zi.

La tercera y última mañana, salimos a caminar por un mercado tradicional. Mis cuñados estaban buscando pinchos de escorpión y pajarito, que alguien les había dicho conseguirían por todos lados en China porque aquí la gente come de todo. Es cierto que comen de todo, pero no es cierto que hay venta de escorpiones asados por doquier. Eso lo tendrán que buscar en Beijing. Lo que sí conseguimos fueron muchos ejemplos de arquitectura tradicional y de mis leones en piedra que tanto me gustan.




Mas fotos en mi flickr.

9 comentarios:

  1. Tesoro mio, que espectacular. Cada dia tengo mas deseos de ir a verlo en vivo y en directo. Pero mas emocionante fue conocer a la Dra. Wang. La señorita tan joven... que vio tu papá! El siempre ha tenido buen gusto. Gracias por compartirlo con nosotros -tus fans mas consecuentes- Muchos besos a toda la familia

    ResponderEliminar
  2. Una maravilla!
    Las fotos preciosas!
    ¡Felices fiestas!
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  3. Mami: ojalá sí puedan venir algún día. Eso sí, planifican el viaje en la primavera o el verano, porque los inviernos se están poniendo cada vez más fríos.

    Genín: Felices fiestas a tí. ¿Cómo te fue en el concierto de tus sobrinos? (Leí tu intención de ir en los comentarios de la madre democrática.)

    ResponderEliminar
  4. Vi los guerreros cuando los llevaron a Barcelona y me parecieron impresionantes, asi que en su estado natural tienen que ser,...

    Por cierto que valientes esos chicos queriendo comer cosas raras. Mira que alguna vez lo he pensado cuando estabamos de viaje, pero la verdad es que muy apetitosos no me parecen.

    Felices fiestas

    Conchi

    ResponderEliminar
  5. Fitzianita: Que belleza de lugar, que antojo conocer esa cultura!

    A México vino una parte de esos soldados de Terracota y por supuesto fuí a ver la exposición, es una verdadera belleza.

    Que tengan felices fiestas todos los de tu familia y amigos ♥

    ResponderEliminar
  6. Que bonito lugar! Algun día me gustaría conocer China pero no quiero comer nada de escorpiones ni cosas raras. Aunque acá he comido gusanos de maguey y hueva de hormiga, jijii.
    Felices fiestas para ti y tu familia, un abrazo para todos ♥
    PD Me encanta la foto en la bicicleta! No es buen conductor?

    ResponderEliminar
  7. Conchi, Alesi, y Coco: si tienen suficiente espíritu de aventura como para querer venir a China, un poquito más de aventura será comerse un escorpión. Hagan como mi papá cuando fue a Japón. Le echan salsa de tomate ketchup a todo, y raz, pa'bajo va.

    ResponderEliminar
  8. Fitz, paso rapidito a desearte que pasen Feliz Navidad. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. jajajajaja, eso de la ketchup está bueno, segurito mata a cualquier sabor.

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.