sábado, 10 de noviembre de 2007

Un día perfecto

El domingo pasado fuí a Beijing a encontrarme con un viejo amigo que recientemente se mudó a Hong Kong. Alejandro cantó conmigo en el orfeón de la USB y juntos compartimos giras, conciertos, ensayos y muchos momentos lindos. Tenía 10 años que no lo veía.

A Beijing me llevé a mi hijo Michael, primero habiéndole avisado que ibamos no a entretenerlo a él sino a un reencuentro. Michaelito tiene 8 años y está divinísimo; nos la llevamos muy bien. Aún así no estaba de más recordarle a qué ibamos.

El clima estuvo perfecto, pachequito sabroso y sin necesidad de cargar más que una chaqueta. Nos fuímos en tren, en primera clase (10 RMB más que la segunda clase que también es muy cómoda) y Michaelito por las nubes. En Beijing el plan era primero conseguirnos con otra amiga pero como ella no pudo, Michael y yo esperamos a Alejandro comprando DVDs y comiendo helado.

Almorzamos con Alejandro en un restaurante exquisito y luego salimos a pasear por Wangfujin, un bulevar peatonal donde disfrutamos visitando la librería de idiomas extranjeros (más que nada inglés) y comprando mercancía de las olimpíadas. Michael y yo nos regresamos esa noche en tren, primera clase de nuevo para el gran deleite de Michaelito, cansados y contentos.

Yo pensaba que Alejandro y yo pasaríamos el tiempo reviviendo el pasado (y aburriendo a mi hijo) pero en realidad aparte de buscar grabaciones del orfeón entre los CDs piratas, mas bien vivimos en el presente, actualizándonos y disfrutando de Michael. Un presente perfecto, con buen clima, bueña compañía, salud y dinero. ¿Qué más se puede pedir?

4 comentarios:

  1. Ya Michaelito esta en la edad en que los niños son compañia y se puede salir con ellos sin mucho stress y sentirse acompañados, etapa maravillosa que hay que vivirla. Que bueno que pudiste estar con tu amigo. ¿cuantas horas de tren son??. Abrazos a todos

    ResponderEliminar
  2. Que buen dia Fitz. Que tienen los trenes que son tan magicos para los ninnos?

    ResponderEliminar
  3. Que bello es reencontrarse con nuestros compinches del pasado... yo vì a una amiga del liceo en el verano, que tenia mas de 7 años sin ver... nos vimos tanto en paris como en venezia, la pasamos super: hablamos de nuestros presentes y recordarno el pasado, comimos, echamos chistes... y a la final llegamos a la misma conclusion: las amistades verdaderas nunca se rompen a causa del tiempo y la distancia....

    Que bien que tu hijito se divirtiò, y le gustò el tren... yo ODIO los trenes, me dan ansiedad...
    besos...

    ResponderEliminar
  4. Rosa: apenas es una hora en el tren, y se reducirá el trayecto a 30 minutos con el tren de alta velocidad que estrenarán en diciembre o enero como parte de los preparativos para las olimpíadas. Es muy práctico, pues aunque es taxi son apenas hora y cuarto, un boleto de tren es apenas una décima parte de la carrera en taxi.

    MC: A Michaelito le han encantado desde Thomas the Tank Engine, pero es que a nosotros también. Para navidad queremos ir a Hong Kong en tren, que son 12 horas. Michael está super emocionado. Creo que lo emociona más dormir en el tren que la llegada del Niño Jesús.

    Dabart: mejor tren que avión... ¡Cómo detesto volar!

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.