miércoles, 4 de julio de 2007

El costo de la ignorancia

Ayer ví un slogan que decía, “Si te parece que el costo de una educación es alto, considera el costo de la ignorancia”. (Después de buscarlo en google, me enteré que el autor es Derek Bok, docente y abogado.) Como soy maestra me pareció muy acertado el slogan, y hasta pensé que lo blogguearía en mi blog en inglés, pero no fue hasta que estaba pelando un aguacate para la cena que tracé un par de paralelos con mi vida.

Mi marido y yo tenemos 11 años trabajando como maestros en colegios internacionales, primero en Egipto, luego el Líbano y ahora en China. Esto significa que nos vamos de EEUU en agosto y regresamos en junio. Un año escolar es muy largo, no solo en tiempo cronológico sino también en tiempo percibido.

Cada vez que regresamos hay algo nuevo. En ocasiones es algo que me hace quedar mal, como el año que cambiaron las tapas de los aderezos para ensalada. Cuando nos fuimos en agosto, las tapas eran enroscadas. Cuando regresamos el siguiente junio, no había que desenroscar las tapas pues ahora tienen una visagrita que permite destapar un huequito sin remover la tapa. Ese junio tuve que comer ensalada seca varias veces antes de averiguar como abrir la botella de ñoña esa.

Hace dos años la novedad fue la dieta baja en carbohidratos. El año pasado fueron los suecos CROC. El primer año que regresamos fue el email. Cuando salimos en agosto, nadie sabia que era eso, al regresar en junio medio mundo tenía dirección electrónica. (Y por cierto que la usaron para enviarme cadenas, peticiones por las mujeres afganas, chistes malos, alertas escatológicas. Ofendí a un montón de familiares cuando les dije que no me interesaba recibir ninguna de esas idioteces.)

Este año la novedad probablemente será el wireless en todas partes. En agosto del año pasado era provincia solamente de los cafés como Starbucks. Ahora la biblioteca pública y hasta McDonald’s lo ofrece. Digo probablemente porque la novedad sea tal vez algo menos tecnológico: los aguacates Hass.

criollo Hass

En mi tierra el aguacate es grande y verde. Esta maduro cuando se siente ligeramente suave. Si está negro por fuera, está negro por dentro. Tengo diez años desconfiando el aguacatito Hass porque es negro por fuera y porque cuando yo lo abro después de haberlo dejado suavizar está pasado. A mi marido le gusta el aguacate, así que he intentado muchas veces de comprarlos en nuestros 11 años de matrimonio, pero sin éxito. Aquí no encuentro el aguacate criollo así que he comprado, y botado, muuuuchos Hass.

Este junio mi papá me explicó que el Hass está maduro cuando está duro y negro. Por primera vez abrí uno de esos aguacatitos y pudimos comerlo. Ahora tengo que aprender como sacarle la pepa porque mi truco de clavarle el cuchillo y levantarla no funcionó.

Si toman en cuenta que cada aguacate cuesta unos dos dólares y pico, el costo de los diez años de ignorancia aguacatil no ha sido despreciable. Ahora voy a ver cuánto me va a salir la educación con todas estas recetas de aguacate que encontré.

11 comentarios:

  1. Tianji, primera vez que paso por aquí y me encantó tu blog!!! Me parece genial leer sobre las experiencias de venezolanos que se han mudado a otras tierras!!! Lo del aguacate me parece comiquísimo!! Y pensar que los del árbol de mi suegra, se echan a perder porque no nos da tiempo de comérnoslos todos!!

    A lo mejor te envío un postal, soy coleccionista de estampillas y sería chévere agregar unas chinas a mi colección!!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Aqui los aguacates tambien son negros y vienen creo que de Ecuador, no se si seran esos mismos Hass, pero son tan feitos. Me encantaria tener un trabajo como el tuyo sinceramente.

    ResponderEliminar
  3. Ahh, el tema de los aguacates. Cuando mi suegro nos visito miraba con desden esos aguacaticos negros y feitos. Mi esposo le dijo que eran muy practicos, porque uno se puede comer todo el aguacate de una sola sentada y nada sobra. Para quitar la pepa, introduzca el dedo indice y apechugue la pulpa en los alrededores de la pepa hasta que esta se afloje. Por cierto, el mejor aguacate de mi vida lo comimos en Maui. Cerca de un pueblito que se llama Hana, las casitas tienen tarantines donde venden frutas y maticas. Nadie atiende, uno pone el dinero en una alcancia. Era un aguacate como los de Vnzla, grande y verdecito, y por dentro, suave como si fuera hecho de mantequillo. Y solo 2$.
    Te he dicho que me gusta tu blog?

    ResponderEliminar
  4. Hola Fitz,
    Me encanta tu blog, la verdad tienes una vida muy interesante con eso de vivir en tantos lugares exoticos, y lo mas importante: tienes una hermosa familia!!!
    Respecto a los aguacates, me paso lo mismo cuando me vine a vivir a USA, dure varios meses buscando buenos aguacates, hasta que alguien me explico que los negros, feos y chiquitos eran ricos...y de verdad lo son!!! solo que no sabia como se llamaban.
    Respecto a la frase, me encanto: yo me la paso escribiendo en papelitos las frases que me gustan y ya habia pensado hacer un post al respecto. Te puedo referenciar si hago el post??
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Flaca, bienvenida siempre. No hay apuro con lo de la postal porque estoy en EEUU hasta el 1ro de agosto, pero después de esa fecha date. Con gusto te envío un paquetico de estampillas si quieres. Los chinos son muy coleccionadores y hay un mercado divertidísimo en el que venden montones de estampillas, pines, y monedas. Si lo quieres, me das excusa para volver.

    Rosa: ¿estás segura que quieres ser maestra? Los dos meses de vacaciones los pagas con 10 meses de martirio. Los chamos son lindos, pero como echan jareta.

    MC: ¡pero si apechugo la pulpa se me aporrea! Hoy resolví pelándole la concha y comiéndome el aguacate yo sola. Será que no haré ensalada compuesta con las lonjas sino que preparo guasacaca con el aguacate apechugado. Por cierto que me encantan tu léxico: apechuge y cuchiplongo merecen entradas en el diccionario.

    Ah, y gracias por el cumplido. A mí también me gusta el tuyo.

    Alleta, ante todo por lo contrario, bienvenida también. Claro que me puedes citar, a fín de cuentas yo me copié de una calcomanía de carro. Ojalá escribas el post pronto. Soy lexicóloga frustrada.

    ResponderEliminar
  6. Ah caramba, los aguacates. Cada país es un mundo.

    Gracias por visitarme y descubrirme tu blog :)

    ResponderEliminar
  7. Es cómico leer toda esta historia del aguacate a partir de ese slogan. Aquí tambien la palta Hass es la que manda (los aguacates tipo venezolanos nada que ver) yo al comienzo no quería ni probarlos por que con ese mal aspecto que tienen por fuera pues nooooo... pero un día compramos unos (que por cierto estaban durísimos) y según una señora que nos ayudó en el supermercado estaban perfectos. Bueno, total no los llevamos y para nuestra sorpresa, pues si! estaban ricos.

    Saludos,

    Tahylú!

    ResponderEliminar
  8. Vivian: bienvenida. Me encanta como has resumido tanto en cuatro palabritas, "Ah caramba, los aguacates." Las historias que deben estar escondidas alli.

    Tahylu: !estas chilenisima diciendo palta! Ahora tendras que recordar que cónchale no se dice nunca. La primera vez que use esa interjección en frente de mi amiga chilena, por no decir una grosería delante de mis hijos, a la mujer se le pusieron los ojos tan grandes como unos aguacates. Me salió tremendo regaño hasta que le expliqué el venezolanismo, y aún así me pidió que nunca lo dijera frente a ella.

    ResponderEliminar
  9. Hola Fitziane! Me encanta tu blog... lo descubrí hace poco y me gustó tanto que le mandé el link a 2 de mis mejores amigas que viven en Asia (una en Corea del Sur y la otra en Taiwan) a ver si finalmente se animan y hacen el suyo!
    Con respecto a los aguacates.. acabo de aprender algo!! jajajaaj yo veo los Hass y ni caso les hago... sólo compro aguacate cuando hay en el mercado temporada de los que son tipo venezolano (que no son porque no saben ni remotamente igual) sino ni volteo a ver los Hass... pero ahora sí los probaré.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Cho, por la referencia. Si tus amigas se animan a bloggear capaz que podemos tener un encuentro blogguero en Asia!!

    ResponderEliminar
  11. aqui contestaste mi pregunta..ensegnan en inglés, ya entendi :)

    Que risa lo del aguacate! te cuento que me paso lo mismo jajajajaja!

    pero lo peor es que un dia compré uno brasilero" y estaba malo...:(

    Voy corriendo a ver las recetas!

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.