viernes, 22 de junio de 2007

No me acostumbro

Tengo seis años viviendo en China de agosto a junio, y cada vez que regreso a EEUU, donde pasamos los veranos, tengo que volver a adaptarme a la vida occidental. Los psicólogos lo llaman contra-culture shock.

(Jacquie, me vuelvo a copiar de tí.)

No me acostumbró…
  • a entender lo que dice la gente a mi alrededor (y que lástima entender porque hay que ver que la gente si dice pistoladas. Es un alivio regresar a China donde no entiendo a nadie).
  • al asalto alfabético de todos los anuncios, avisos, pancartas, boletines, señales. Ser analfabeta tiene por lo menos una ventaja: disfrutar de silencio visual.
  • a que las calles no tengan un canal para las bicicletas. Siento que los carros me pasan muy de cerca y es porque no hay tráfico de bicicletas para separar la acera de la calle.
  • a no quitarme los zapatos al entrar a una casa. Me siento tan grosera y falta de respeto, ensuciándole la casa al anfitrión, pero si me quito los zapatos, igual estoy incómoda. ¿Dónde están las zapatillas para los huéspedes?
  • a que los Kleenex, el papel de baño, las servilletas de mesa y las toallas de papel sean todas de calidad diferente – pero como lo agradezco
  • al horario del banco. Yo sé que ahora con el internet no se necesita ir al banco en persona tanto, pero si necesito ir, nunca recuerdo que abren a las 9 y cierran a la 1, ¿o será a las 3?
  • al horario de las tiendas. ¿Cómo es posible que cierren los domingos? ¿o a las 5 de la tarde? Y los jueves a mediodía – u otro horario aleatorio.
  • a la inmensidad de opciones en los supermercados. En China nada mas compro lo que está escrito en cristiano porque no puedo leer caracteres. Aquí tener que escoger entre orgánico, low fat, low carb, full cream, fiber rich, sugar free, y todo lo demás es mucho todavía. … Ah verdad, en China las ayees son las que compran la comida. (Y la guardan y la preparan y lavan la losa…)
  • a que la ropa sucia no aparece mágicamente lavada, planchada y doblada en mis gavetas por gracia de las ayees.
  • a que los carros se detengan para que yo cruce la calle. La primera vez que pasó me quedé en la acera, preguntándome porque se había parado ese carro en medio de la avenida. (Debo confesar que eso fue recién llegada de Venezuela, pero cada vez que regreso de China me toca volver a aprender que aquí se respeta al peatón.)
  • a que justo cuando me acostumbro de nuevo a la vida en occidente, me toca regresar a China.

10 comentarios:

  1. Fitz, este post es genial!

    Lo del silencio visual me dejó estupefacta, no pensé que se podía llegar a agradecer, yo siempre trato de desentrañar todo...me pregunto si es un agobio y en realidad no nos damos cuenta!

    Lo de las zapatillas para huéspedes...JAJAJAJAJAJA...sólo las aceptaría si son desechables!

    ¿Qué cierran los domingos a las 5? !Aquí simplemente cierran! No abren los comercios...me costó mucho aceptarlo. Ya comienzan a haber tienditas tipo seven eleven que te sacan de apuros!

    El banco. No sé ni dónde queda mi banco!

    Jaja!

    besos y dievertete mucho!

    ResponderEliminar
  2. Me lo puedo imaginar, sobre todo lo de los horarios, aqui no abre nada el Domingo es un super aburrimiento solo puedes comer beber y pasear ¡un horror! yo en caracas no salia los Domingos pero sabia que los centros comerciales estaban abiertos, aqui saber que esta todo cerrado me hace sentir como presa. Una de las peores cosas es tener que bajar la basura al contenedor como en un barrio de Petare es horrendo.

    ResponderEliminar
  3. Que interesantes son estas diferencias culturales. Aqui tambien nos quitamos los zapatos para entrar a las casas, para no ensuciar. Cuando mis suegros nos vinieron a visitar por primera vez desde Venezuela estaban ofendidisimos por esta costumbre! Como si nosotros estuvieramos poniendo en duda la higiene de su calzado. Llevo muchos annos en Canada, pero todavia me sorprende lo civilizada que es la gente al manejar, el respeto al peaton, etc. Si uno comete una infraccion (te comiste un Stop sign o algo asi), te echan miradas asesinas, pero jamas te gritan. Me siento como una cucharacha cuando eso pasa. Creo que prefiero los insultos a la caraquena. En fin, y miles de cosas mas.
    Super este post.

    ResponderEliminar
  4. excelente, me sorprendiò eso del asalto alfabetico... solo alguien que ha vivido en un pais con escritura simbolica puede sentirse "extrañada" de ver una palabra en "cristiano" al volver a occidente.... no habia pensado en eso....
    Disfruta tus vacacionesssss!!!! y disfruta sobretodo de las cosas que no encuentras en China! date la gran vida!!!! que rico!
    besos

    ResponderEliminar
  5. Fitzi, no te copies proque me da pena lo malo que es mi post en comparación con el tuyo!

    Qué risa lo del carro dejándote cruzar. Aquí en Canadá estoy en una esquina y con sólo mirar hacia la calle los carros se detienen. No me hace falta bajar ni un pie al asfalto. Es impresionante, pero le quita toda la emoción al tema.

    Leí la palabra planchada?... Es que me suena. creo que era algo que ocurría en mi otra vida. Esa donde tenía muchacha de servicio...

    Dónde cierran las tiendas los domingos? Y los jueves a mediodía? Eso no lo entendí.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola Fitziane,
    -Saludos,me imagino que tus niños se están divirtiendo,ellos son los que más se adaptan rápido a todo,me dá la impresión que al poner tus des-costumbres al principio se nota que hace falta tu casa en algunos momentos,a pesar de que son vacaciones y que las esperabas con tanto anhelo,pero lo cierto es que tienes razón ,en el momento en que te toque regresar es cuando ya estarás sin ganas de hacerlo,esas son siempre unas sensaciones extrañas,más cuando llevas tu casa y tus hijos tu misma durante tantos años en otro lugar.Hasta a mi me a empazado a hacer falta mi casa apenas a la semana de estar en Venezuela y de paso estando en otra que tambien es de nosotros en la playa,ja,ja debe ser porque está casi siempre cerrada y le falta ese calor de hogar.
    Disfruta de lo bueno que te ofrecen las días de descanso laboral.bye.

    ResponderEliminar
  7. MO: en China tengo una gaveta llena de pantuflas para la visita que recojo en los hoteles. Como es tan costumbre allá, si no las tuviese creo que ofendería. No son desechables, pero las meto en la lavadora (quiero decir, ayee las mete en la lavadora) y si no salen no importa.

    Dabart y MO: como no leo caracteres, no los registro. Lo mismo me ocurría en Egipto y el Líbano con la escritura árabe. Cada vez que regreso a China es como un alivio para los ojos, por lo menos con ese texto ambiental.

    MC: después de la primera vez que nos vino a visitar mi suegra, regresó adicta a las pantuflas. Ahora en su casa en NH te quitas los zapatos y ella te brinda pantuflitas. Hasta se mandó a hacer un avisito pidiéndole a la gente a quitarse el calzado.

    Rosa y Jacquie: lo de los horarios me trastorna porque cada vez que te mueves de ciudad hay diferentes. En China todo esta abierto de toda hora - o por lo menos a todas las horas en que yo puedo salir a comprar. Y nada de cerrar los fines de semana ni en los días feriados. Los chinos trabajan 24/7 y 365.

    Jacquie: ¡lo peor es recordar detenerse cuando estás manejando!

    Day: lo que me hace falta de mi casa en China desde que salimos son las ayees. Que verguenza. Revela lo floja que soy.

    ResponderEliminar
  8. And how about the sizes? Tati, Gabo, and I ordered a medium pop and popcorn at the movies -- they were huge. We saw Surf's Up. Two thumbs down.

    ResponderEliminar
  9. I KNOW! And a medium drink is 16 ounces! Insane.

    Ditto on Surf's Up: dumb surfer movie. They all are (surfer movies, I mean).

    Tell Tati to email me.

    ResponderEliminar
  10. Guao, son dos tremendas culturas, pero se que lo vas a lograr, un beso para ti. eres una mujer de mundo.

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.