sábado, 19 de mayo de 2007

Olla mongolesa

¿Alguna vez han probado la olla mongolesa? Si no la conocen, en el restaurante de la asociación china en Caracas la sirven. Claro que tendrán que explicarle a los cantoneses que es lo que quieren porque el nombre por la que yo lo conozco es en mandarín y además con acento de Tianjin: hou gou.


Se trata de una olla en la cual hierve caldo de gallina. Puede ser picante o no. A mí me gusta pedir una olla yi ban yi ban, o sea mitad picante y mitad sin picante. En el caldo, se deja caer alimentos crudos: lonjas muy finas de carne de res o cordero, albóndigas de pescado, tallarines, tofu en cubos, deditos y hasta telitas, hongos de todo tipo, espinaca, papá, batata, y muchas otras opciones. Hay también quien le pone peces o camarones vivos que se hierven al instante, pero yo una vez invité a mi asistente china a quien eso le pareció tan asqueroso como a mí o sea que no es universal entre los chinos.


Me dicen que hay un orden en que se debe poner la comida. No lo conozco, y mi impaciencia por disfrutar de la olla me impediría seguirlo de todas maneras. En mi restaurante favorito, tenemos dos meseros dedicados a cada mesa y como ellos no se han quejado ni reído de mí todavía, voy a dármela de extranjera e ignoraré la ceremonia.

Una vez que los alimentos están cocinados, en menos de un minuto pues el caldo está hirviendo y las lonjas son muy finas, se sacan con palitos chinos y se aderezan con diferentes salsas. Aquí en el noreste se usa una especie de tahini de ajonjolí y maní. En el sur, tienen picantes de potencia legendaria. Por supuesto también hay salsa de soya, y nunca falta el cilantro picadito que es mi parte favorita.

La olla mongolesa es un banquete multi sensorial. Primero llega el olor de las especies en el caldo, luego el festín de colores de todos los ingredientes. Con tus propias manos agregas lo que quieras a la olla y sacas lo que está listo, pasándolo por tu aderezo preferido. Y para completar los cinco sentidos, en China toda comida está acompañada por sorbidos a todo volúmen pues eso indica satisfacción y placer.


El viernes fuímos para celebrar que nos quedan tres semanas de clases y para compartir con un par de amigos de EEUU para quienes la olla mongolesa es también una de las ventajas de vivir en Tianjin.

10 comentarios:

  1. Ahora sí, siéntense a la mesa y buen provecho.

    josianne
    a las dos semanas y cuatro días de que se terminen las clases

    ResponderEliminar
  2. uhmmmmmmmmmmm!!!! yo tambien quierooooo!!!!.......

    ResponderEliminar
  3. Se me hace la boca agua!

    ResponderEliminar
  4. Que rico y que sanito!
    Un abrazo y que te vaya bonito en lo que queda de clases!

    ResponderEliminar
  5. Lei este post ayer antes de las 9am y me mataste del hambre, pero no tuve como decirtelo porque no habias habilitado aun los comentarios.

    Ahorita son las 8:25am.
    Me lo volvi a leer enterito porque soy una masoquista muerta de hambre. Me dio el mismo antojo que ayer, pero peor. Por que me tratas asi? No ves que soy una antojada y una tragona?

    Besotes pa ti de quien ahora esta obsesionada con comerse una Olla Mongolesa!!!

    PD: BBC esta pasando un documental estos dias, Paul Merton in China, un poco payaso y falto de objetividad, pero super interesante sobre las cotidianidades chinas y los preparativos para las Olimpiadas. Lo veo siempre pensando en ustedes :)

    ResponderEliminar
  6. La comida china aquí en general es muy buena. No tan general es que uno consiga restaurantes que se vean limpios y donde se note que le han prestado atención a la presentación. Por eso también el restaurante que reseño es un favorito. Si tiene chance de comer una olla mongolesa, no lo dejen pasar. De veras que es rico.

    Josianne

    Adriana: me encantaría ver ese documental. Entre las preparaciones para las olimpíadas es cerrar las fábricas cada vez que viene el comité olímpico, por lo que hemos respirado aire limpio varias veces éste año. La otra cosa que están haciendo es corregir el inglés de los avisos. Una lástima porque se ven cosas com el "Stomatological Hospital" y "Cunt Examination Room".

    ResponderEliminar
  7. Me abriste la gaveta de la memoria. Yo comi ese plato en el restaurante de la asociacion china en Caracas, hace sopotocientos annos (quince quizas), pero todavia recuerdo los sabores y lo espectacular que se veia.

    ResponderEliminar
  8. Eso debe ser rico de verdad, sobre todo el toquecito picante, pero aqui lo dudo ya que los restaurants chinos estan muy españolizados, pero investigare.
    pasate por mi blog para que veas lo que encontre de China

    ResponderEliminar
  9. La he probado estilo japones... muy parecido de paso. La que he probado no le ponen los camarones vivos.. pero si ponen los pedacitos de carne o pollo, en fin con lo que prefieran prepararlo... y si es delicioso..! una de mis sopas preferidas!

    ResponderEliminar
  10. Muy buen post!! Gracias por visitarme amiga.
    un beso,

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.