viernes, 9 de marzo de 2007

El que más gozo

El domingo nevó. No es una ocurrencia muy frecuente para empezar, y tan tarde en el año mucho menos, así fue gran novedad. Empezó a nevar a medianoche y ya para cuando nos despertamos habían unos cinco centímetros de nieve sobre el piso. Los niños por supuesto quisieron ir a jugar en la nieve y después de cepillarles los dientes, empecé a vestirlos.

Vestirse para jugar en el nieve requiere hasta más ropa que para un invierno seco, y ya tan avanzado el año habíamos guardado lo que necesitaban. Súmesele a la búsqueda, la emoción de los niños, y pasé unos cuarenta minutos bien atareada.

A todas éstas la última vez que había visto a Scott había sido cuando todavía estabamos en la cama. Estaba pendiente de que vendría a ayudarme a vestir a los chamos, pero no llegaba. Cuando por fín estaban listos, llegó la vecina a decirme que Scott ya estaba afuera y que tenía un enorme hombre de nieve casi listo. Al ver la nieve se le olvidó todo excepto ir a rodearse y llenarse de nieve lo más completamente posible. No volvió entrar hasta que estaba azul de frio.

Snow Bunny

2 comentarios:

  1. De las caraotas negras. Las que conseguí fueron sin empacado comercial, pero cuando aparezcan de nuevo las que venden en supermercado te puedo mandar. IPOSTEL funciona muy ben para enviar paquetes, no así para recibir. Si me mandas tu dirección a mi correo zulmygarcia@hotmail.com, y quieres caraoticas negras, en lo que las vea te 'fleto' un par de kilitos pa'lla.

    ResponderEliminar
  2. Hola! Parece que se te olvido el niño mas grande! Algo parecido me pasa pero con el sol, la mayoria de las veces por no querer esperar ni un minuto mas no me pongo protector. =S

    ResponderEliminar

Ya no vivo tras la Gran Muralla Electrónica de China así que comenten mucho porque así celebro no tener más restricciones al Internet. Si tienen algún problema comentando, escríbanme a fitziane arroba mac punto com.